Le Long De La Route -- ZAZ

Hay canciones que no merecen palabras que su propia letra.



No nos hemos tomado la molestia
de ponernos de acuerdo,
antes de que el tiempo se lleve
nuestras ganas y nuestros deseos,
las imágenes y las peleas
de un pasado rencoroso
forjaron nuestras armaduras,
sellaron nuestros corazones.

A solas en su rincón
nuestros diablillos animados
andan perdidos en nuestros dibujos
>sin color, de un gris oscuro,
podríamos haber elegido
el perdón, intentar
otra historia con futuro
antes de querer olvidar.

Unamos nuestras manos
a lo largo del camino,
escojamos nuestros destinos,
sin duda alguna
tengo fe y esto no es nada más
que cuestión de escuchar,
de abrir del todo nuestras manos,
cueste lo que cueste.

No nos hemos tomado la molestia
de hablar de nosotros,
nuestros orgullos van por delante
sin ser capaz de pedir perdón,
en nuestros ojos transparentes
habla la mentira,
imposible negarlo,
todo el cuerpo se revela.

Unamos nuestras manos
a lo largo del camino,
escojamos nuestros destinos,
sin duda alguna
tengo fe y esto no es nada más
que cuestión de escuchar,
de abrir del todo nuestras manos,
cueste lo que cueste.

Unamos nuestras manos
a lo largo del camino,
prueba a vivir la vida,
a deslízarse sin intentar agarrar.

Y las palabras son sólo palabras,
no lo más importante,
las ponemos literalmente
o las cambiamos a merced de la gente.

Es tonto, lo tonto que se puede ser
escondiéndose de uno mismo.

Es tonto, lo tonto que se puede llegar a ser,
ya que lo otro no es más que el reflejo de lo que se esconde.

Si a nuestros "te quiero" del principio
no dejamos que nos paralicen,
es el comienzo de nuestros sueños
que tienden a confirmarse.

Es tonto, lo tonto que se puede llegar ser
escondiéndose de uno mismo.

Es tonto, lo tonto que se puede llegar a ser,
ya que lo otro no es más que el reflejo de lo que se esconde.

Es tonto, lo tonto que se puede llegar a ser
escondiéndose de uno mismo.

Es tonto, lo tonto que se puede llegar a ser
Es tonto, lo tonto que se puede llegar a ser
Es tonto, lo tonto que se puede llegar a ser

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera