Ir al contenido principal

La Luz (V)


La puerta se abrió de golpe y Echevarri entró sin anunciarse. Navarro estaba sentando en la desvencijada silla, de espaldas a un escritorio repleto de viejas carpetas. Estaba ensimismado con un expediente y no se percató de la entrada del viejo forense.

-Deberías comer algo –dijo Echevarri lanzando sobre la mesa la grasienta bolsa de una hamburguesería-. No ganas nada pasando hambre.
-Hay cosas que no cuadran, Vasco- le dijo pausadamente-. Podría ser una casualidad, pero algo huele mal. Vale que desaparezcan dos personas en cuatro años pero ¿los dos novios de la misma chica? Ella debería ser el detonante. Algo en su vida es lo que conduce a estas desapariciones pero… ¿y si no fueran los únicos desaparecidos en Cádiz? Quizá eso nos abra una ventana para saber que pasó aquella mañana.
-Pero no hay constancia de más desapariciones en la ciudad.
-Esa es la cosa, que sí las hay –entregó la carpeta al forense-, al menos hay cuatro extrañas desapariciones sin resolver. Se dio por hecho que se habían ido por voluntad propia pero ¿y si hubo algo más? Revisando los casos he encontrado una única similitud: todos eran varones. El primero de ellos, tenía 22 años, vivía en la calle de la Palma y era estudiante de Empresariales. Salió un sábado camino de Algeciras para ver a sus padres y ni llegó ni volvió a Cádiz. Según el informe, se sospecha que se fue a vivir de forma alternativa a un pueblo catalán, pero lo cierto es que en casi cuatro años no se ha puesto en contacto con nadie. Aún así la investigación se cerró.
           >>El segundo –continuó- tenía 65 años. Vivía en Puerto Real y padecía de Alzheimer. Se dio por hecho que se perdió y falleció en las salinas, pero su cuerpo no se encontró nunca. Al tercero ya lo conoces, el novio de Elena que se marchó a Marruecos. Y el cuarto desapareció hace unos seis meses. Seguro que has oído hablar de él. Un crío, 17 años recién cumplidos, pero toda una promesa del fútbol gaditano: el tal Koke que desapareció sin dejar rastro tras las críticas recibidas por una noche de juerga en un desplazamiento con la selección sub-18.
-Sí –dijo Echevarri- como para no recordar el caso del futbolista. Toda la prensa hablaba del efecto de la presión sobre los jóvenes deportistas. Llegaron a decir que se había suicidado nada más aterrizar en España, pero lo cierto es que nada se sabe de él desde que el taxista lo dejase en la puerta de su casa.

Los dos hombres se miraron y se lanzaron sobre las carpetas. Miguel, el novio de Elena había ido en taxi hasta la estación de autobús, igual que Juan, el universitario; Koke había vuelto en un taxi desde el aeropuerto; la última persona que había visto al viejo portuense fue un joven cerca de una parada de taxis. 

-Y Pedro no se había montado en el autobús, así que debió coger un taxi para ir al trabajo –dijo Echevarría- Por fin hemos encontrado una conexión entre las cinco desapariciones. ¡Eres un genio Navarrol!
 -Pero los taxistas siempre fueron diferentes –dijo el inspector tras ojear sus notas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.