Ir al contenido principal

El Conde de Montesimios


-¡Levad anclas! ¡Desplegar velas! ¡Nos vamos!- gritó Fat avanzando en lenta carrera sobre la cubierta de La Marabunta -¡Vamos, vamos! Por allí mismo –dijo señalando el mar- Dónde sea, pero fuera de este puerto.

Sus hombres lo miraron, atónitos, no tanto por la premura con la que mandaba poner pies en polvorosa como por verlo correr. Algo que tan solo ocurría de muy tarde en tarde y únicamente si la cerveza comenzaba a escasear o algún matasanos se acercaba hasta él por sorpresa. Si bien es cierto que estos últimos, salvo caso de necesidad extrema, solían terminar colgados del palo mayor durante varias horas.

-Capitán, what ocurre? –preguntó sir Charles, con miraba traviesa, mientras se rascaba la cicatriz de la oreja derecha- Who nos looking for?
-Fat, ¿no habrás?- Borough se levantó cual alto era y miró desde arriba a su viejo amigo- No, hombre…. ¡Nos vamos! Todos a sus puestos, creo que este cascajo navegará.

Marco Antonio dejó la pata de cordero que se estaba comiendo y corrió al timón, presto a dirigir la nave al incierto destino que le esperaba. Vasqués, segunda de La Marabunta, dirigía con mano firme y rostro contrariado los movimientos de los hombres, mientras las velas comenzaban a desplegarse y la enorme nave comenzaba a alejarse del puerto entre gritos. El Nutria, subido a lo alto del carajo, lanzó una enorme risotada antes de blasfemar en contra del capitán. Nadie, excepto él, lograba ver lo que ocurría en la vieja. Ninguno de los piratas, putas, taberneros, curas y gentes de mal vivir que habitaban el la nave podía entender que había ocurrido y, poco a poco, fueron acercándose al corro formado por los más cercanos al capitán.

-Capitán –dijo D’Orange con su exquisito acento francés- ¿podría indicarnos que ha ocurrido para que tengamos que abandonar la isla con tanta premura?
-Pues, yo… Nada malo. Excesivamente al menos- dijo el capitán mirando a Borough de reojo-Tan solo visitar a un viejo amigo.
-Enemigo –rectificó Mutambo, la hermana de Vasqués- Tú no tienes amigos.
-Alguno, espero- Fat se acercó a Mamonunth que andaba despistado encordando una lira y buscando la mirada de una joven indígena- Y él lo fue en otro tiempo.
-Claro, como nosotros lo somos hoy –la Rubia se había acercado con una jarra de vino y un vaso que entregó a lord Corba- pero mañana, si podemos, te lanzamos por la borda.
-¡Para qué! El capitán flota –El “Fantasma” había hablado por primera vez en un mes y sus compañeros solo pudieron asentir. 

-Reírse, eso es bueno –masculló el capitán mientras vagaba su mirada hasta el puerto, donde un navío de velas negras comenzaba su singladura…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.