Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

The gosh of the Hospitalito

I must write in English, because I' am afraid I won't pass the exam from the Official Language School . I write very badly in English so I'm practicing here. I apologize for my grammar mistakes . And I’m sorry about writing in English, but it’s my blog and I have to do it if I want to pass. Please, tell me if you think that I made a mistake, because I need it! There is an old building in Cádiz called “Hospitalito” (Small Hospital). Today it’s a bishopric but it was a women's hospital before . The building was started to bul by the Catholic Church in 1736 and it was a hospital until 1963. Many people must have died t here and some of them are still walking in the hospital . I think that because I saw a nurse. Wait! I'm not  crazy. I tell you about happen to me there: I work as a volunteer in a ONG and we have the office there. A few mouths ago, I was working there and I finished late. When I was going back to home , I saw a light in t

¡Felicidades viejo!

Hoy se cumplen 125 años de la aparición en los terrenos de la Exposición Marítima (Punta de la Vaca), del sarcófago antropoide, una de las grandes maravillas arqueologicas que pueden disfrutarse en la ciudad más antigua de Occidente.

Momentos

Este es, quizá, uno de los momentos más emotivos de mi vida y, sin duda, uno de esos que marcarán mi vida para siempre. Allí, en aquel lugar alejado de todo lo que nosotros consideramos civilización, descucbrí el mayor de los secretos que uno puede encontrar. Ese que se encona en tu alma y hace que, de pronto, todo cambie, se transforme y te transforme. Yo me transformé y aquellos (esos) niños son ya parte indivisble de mi vida.

De vuelta.

Vaya semanita la mía, entre pitos y flautas una semana sin venir, y cuando vengo lo hago quemado. Literalmente. Y no precisamente por pasar más tiempo del debido en la playa. No. Me quemo y me quemo en Madrid. Gaditano tenía que ser para caer en tamaña tropelía. Pero ha sido una quemazón con (dis)gusto porque fue en Valdebebas, al que más bien deberían llamar "el desierto madrileño" -¡Que caló más mala! Florentino ponle un toldito, hijo, que se queda uno churruscao a pleno sol- y tras ser vapuleado el Cádiz con una manita de los niños del Madrid. Con cara de tonto nos quedamos pero ya vas hasta allí más vale reír que llorar y al menos lo pasamos bien disfrutando del cadismo con cadistas aunque no con sus futbolistas. Pero ya estoy de vuelta y con un mes bastante más tranquilo que dará paso a unas merecidas vacaciones. Y digo merecidas porque tengo que convencerme de que estaré bien durante los dos meses, aunque, en el fondo de mi ser sepa que terminaré aburriendome de no

La Luz (VII)

-Pero ¿cómo ha pasado? –gritó Navarro. -¡Solo han sido cinco minutos, señor!- respondió Juan Ramón alterado –Cómo ordenaste que hiciera. -Maldita sea, maldita sea. ¡Mételos dentro! ¡Ahora! –Navarro empujó a uno de los taxistas hasta la mesa –Echeva, ve tú con el herido. No le pierdas de vista e intenta hablar con él. El forense, adscrito a la científica, salió corriendo, recogió su chaqueta y se lanzó a la ambulancia para acompañar al herido. Lo miró, estudiando su rostro y sus lesiones. Había recibido un fuerte golpe sobre el ojo derecho y el moratón comenzaba a hacerse visible. El golpe debió dejarle fuera de juego, y en su caída chocaría contra la mesa, clavándose el pico de la misma. O eso de dedujo el amplio corte que tenía en el pómulo. Aún así debió recibir un fuerte golpe al chocar contra el suelo, de otra forma no se explicaba su inconsciencia. Pero el hombre permanecía absolutamente inmóvil, con los brazos inertes descansando junto al cuerpo. Tardaron menos de

De Ferias y gracias

Ya han terminado las ferias del libro por este año, y con la visita a Sevilla de ayer son ya cuatro las Ferias que he conocido en estos dos años. He de reconocer que, aunque en ocasiones pueda hacerse pesado pasar un par de horas en un stand sabiendo que no va a venir nadie a “verte”, las Ferias tienen una parte muy positiva: el contacto con lectores o futuros lectores. Quizá eso sea lo mejor de estar en este mundo literario al que no merezco pertenecer, pero en el que parece que poco a poco entro. Poder hablar durante un rato con aquellos que se acercan al stand con una sonrisa en la boca y la broma fácil. Escuchar algún “vaya nombrecito” y ver más de una mirada de reproche de personas que ni siquiera se han planteado que se esconde tras ese nombre. Y decirles “Pedro fue un gran hombre” y contarles, por encima, la historia de este pirata que se ha convertido en mi hermano de armas, con el que he navegado, matado, enamorado y sufrido por igual. Poder, por un breve lapsus de tiempo, d

William Martin's story: OperationMincemeat

I must write in English, because I' am afraid I won't pass the exam from the Official Language School . I write very badly in English so I'm practicing here. I apologize for my grammar mistakes . And I’m sorry about writing in English, but it’s my blog and I have to do it if I want to pass. Please, tell me if you think that I made a mistake, because I need it! I start this experience with a WWII story: The  Operation Mincemeat. In 1943, the African Campaign was finished and the Allies wanted to go to Italy to defend the British bases of Malta. But German and Italian troops were more numerous there. So, MI5 thought that they should fool German intelligence. They organized one strategy : they would give false information to Hitler. They caught a dead man and they invented a new story for him. The man was called William Martin and they made him a captain. They handcuffed  a   briefcase  to his hand and  they put false information in it: the allies would go to Gr

Continuamos de fimas; ahora en Sevilla

El Conde de Montesimios

-¡Levad anclas! ¡Desplegar velas! ¡Nos vamos!- gritó Fat avanzando en lenta carrera sobre la cubierta de La Marabunta -¡Vamos, vamos! Por allí mismo –dijo señalando el mar- Dónde sea, pero fuera de este puerto. Sus hombres lo miraron, atónitos, no tanto por la premura con la que mandaba poner pies en polvorosa como por verlo correr. Algo que tan solo ocurría de muy tarde en tarde y únicamente si la cerveza comenzaba a escasear o algún matasanos se acercaba hasta él por sorpresa. Si bien es cierto que estos últimos, salvo caso de necesidad extrema, solían terminar colgados del palo mayor durante varias horas. -Capitán, what ocurre? –preguntó sir Charles, con miraba traviesa, mientras se rascaba la cicatriz de la oreja derecha- Who nos looking for? -Fat, ¿no habrás?- Borough se levantó cual alto era y miró desde arriba a su viejo amigo- No, hombre…. ¡Nos vamos! Todos a sus puestos, creo que este cascajo navegará. Marco Antonio dejó la pata de cordero que se estaba comie

La riñonera

Estábamos en la capilla de Roche y estábamos todos ya que, por aquella época, los sábados por la tarde quedábamos directamente en misa para irnos luego a comer pipas y charlar durante horas. Y aquel día estábamos sentados en uno de los bancos circulares junto al altar, justo en la esquina que daba a casa de Hispana. Nos solíamos sentar en aquellos bancos porque así nos veíamos las caras y teníamos una pequeña mesa central donde dejar las cosas mientras duraba la misa. Y sí, es cierto, más pareciera que estuviéramos en un bar que en una capilla, pero lo cierto es que en aquel recinto se decía misa, se colocaba el cine de verano, cursos de yoga, torneos de ajedrez y cualquier otra cosa que cuadrase. Es más, durante años, y compartiendo horario con las misas, nosotros mismos usábamos el centro para jugar al rol. Pero aquel día  estábamos en misa, y yo comenzaba a ponerme nervioso porque Jaime, sentado justo enfrente de mí no dejaba de mirarme. Y ahora, adulto ya, mi egocentrismo es

La Luz (VI)

Los taxistas fueron llegando uno a uno a la comisaria. Todos repitieron a pie juntillas lo que habían narrado al ser interrogados en la primera ocasión: habían recogido al cliente y lo habían dejado en su destino. Punto. -Demasiado conciso, demasiado rápido –repetía Navarro una y otra vez cuando Juan Ramón, el joven policía que los había entrevistado, le daba los resultados. Pero ninguno de ellos fue capaz de dar más datos. Y eso intrigó a Navarro. Su experiencia le decía que, transcurrido un tiempo desde los hechos, los datos se difuminaban en la mente de quienes lo vivieron pero, a su vez, solían proporcionar más información. Pero ninguno de los tres taxistas implicados fue capaz de dar ni un solo dato más y, lo más inquietante: repetían palabra por palabra la primera declaración. -Hay gato encerrado –le dijo Navarro a Echevarría- No es normal que no cambien ni una sola coma de su declaración inicial. ¡Han pasado cuatro años en el caso del primero novio de Elena! Algo

La traición a Magón

Hay momentos, fechas y lugares que quedan marcados a fuego en la historia. El año 206 a.C es uno de ellos. En plena II Guerra Púnica, con Escipión el Africano camino de Cartago, la ciudad de Gadir cambiaba de bando para rematar a la armada cartaginesa. Cierto, que dicho así parece una traición sin fundamento, pero el poder de Roma y la tiranía del cartaginés Magon fueron causas suficientes para cerrar las puertas de la ciudad a la armada norteafricana. La ciudad debió ser un hervidero de noticas, de corrillos y de discusiones, pero el expolio realizado por Magón y los suyos en los templos locales debió terminar de convencer a los pro-cartagineses de que la alianza con Roma era lo más adecuado. También debió ayudar en ese cambio de mentalidad la crueldad con la que un primer conato de cerrar la ciudad a los cartagineses fue cortado de raíz, siendo tres importantes magistrados gaditanos trasladados a Cartago y condenados a la muerte por alta traición. Además, hasta Gadir debi