Ya es tarde. Ya no hay opción


Estamos en un mundo extraño. Un mundo donde la crisis económica ha oscurecido el alma de las personas, las hace tristes, las deprime. Un mundo en el que las sonrisas empiezan a escasear y las risas se convierten en extraños sonidos casi olvidados. La crisis, esa que nos afecta a todos, está sumiendo en el gris la existencia: desaparecen las esperanzas, se entierran los sueños, se difuminan las ilusiones en el difuso horizonte del desconcierto. Son tiempos duros, dicen, como sí alguna vez no lo hubiera sido para el pueblo. Los poderosos señores que antes cabalgaban al frente de sus huestes, hoy lo hacen enchaquetados frente a sus directivos. Ha cambiado la guerra pero los generales son los mismos; y la chusma que bogaba en las galeras de la desesperación, ahora se encuentra anclada a las cadenas del paro. Arrastrados como esclavos en busca de una libertad que no llegará.

Nos creíamos libres y ricos; poseíamos casas, coches, televisores, ordenadores y teléfonos que nuestros padres siquiera soñaron. Dimos de lado la formación y aceptamos trabajos que surgían de la nada. Y nada nos queda. Creímos ser algo que no éramos. Vivíamos en la burbuja de la ignorancia creyendo que la libertad conllevaba poseer lo que deseábamos, y ese deseo nos esclavizaba cada vez más. Ahora, se aprietan las cadenas y las salidas se cierran. Ya no hay puertas entreabiertas ni ventanas que puedan ser destrozadas para huir. Nos creímos libres, dimos el poder a unos pocos, los pocos de siempre que cambiaban de disfraz para ocultar su rostro real, y ahora no podemos recuperarlo. 

Ya es tarde. Ya no hay opción.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera