¿Subvencionar la Semana Santa?

Días atrás, cuando arrancaba el carnaval, me lamentaba del gasto que supone la fiesta para la ciudad y el Ayuntamiento en estos momentos de crisis. Ahora, que la Semana Santa está en puertas, nos despertamos con la noticia de que el Ayuntamiento libra 120.000€ para pagar subvenciones a Hermandades y Cofradías. Y no puedo más que preguntarme si tiene sentido que, en plena crisis y con empresas proveedoras al borde de la quiebra por impagos, se financie por el Ayuntamiento una actividad que, de por sí y aunque con una representación pública, es privada.

Si las Cofradías no pueden salir un año deberían plantearse que el costo que conllevan la procesión pública es excesiva, y que deberían centrarse en una profesión privada. Al igual que con otras muchas cosas, parece que la Semana Santa ha perdido el norte de lo que fue; los cultos religiosos pierden sentido por el más y mejor: más títulos que engrandezcan los engrandecidos nombres que las titulan; más ornamentación en los pasos; mejores túnicas; más... siempre más. Como si la Semana Santa fuera una carrera para lucir mejor que la vecina y se han olvidado que es una festividad religiosa en la que se celebra el momento más importante para los cristianos: el sacrificio y resurrección del Hijo de Dios para renovar la alianza con los hombres.

Desgraciadamente, hoy en día, la Semana Santa -y salvando honrosas excepciones- parece tener más de carnaval que de fe. Más de fiesta pública que de recogimiento religioso. Y si ya como fiesta religiosa carece de sentido la subvención, con la crisis que tenemos encima mucho menos. Pero ya se sabe, Andalucía es tierra de charanga y peineta, de pito y cirio, de subvención y más subvención.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera