Se lo diga quien se lo diga, tiene razón, hoy paso de pasar por aquí. Dios dirá cuando vuelvo, seguramente el lunes antes de irme de viaje a Londres y a rendir culto al grandisimo Shakespeare allí donde yacen sus huesos. Pero, tranquilos, la vida sigue igual.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera