De Astilleros

Parece que mañana tendremos en Cádiz un ensayo de la Huelga General del 29-M. Los sindicatos de los Astilleros -esos mismos que se quejan del alto coste en gastos militares- saldrán a la calle para pedir más carga de trabajo para los astilleros públicos de la Bahía después de que el gobierno no asegure la construcción de tres BAM (Barco anfibio militar o algo así). ¿En qué quedamos? Pues quedamos en que la izquierda ha decidido que la forma de sacar al país de la crisis es pegándole fuego y mañana repetirán sus actos vandálicos en el puente Carranza y, anuncia, bloquearán la Bahía cortando el acceso desde San Fernando.

Volverán a mostrar su talante y sus ganas de dialogo para llegar a una solución ante la crisis que afecta al sector naval desde hace muchos años, y lo harán a costa de fastidiar al resto de trabajadores de la Bahía. En el mejor de los casos se levantarán temprano para llegar a sus trabajos. Otros muchos pasarán horas atrapados en las colas que se formarán. Y uno, que lo ha sufrido, sabe que los peor parados serán los niños que acuden en autobús a sus clases, o los universitarios camino del Campus de Puerto Real. Y los trabajadores, por supuesto, esos a los que dicen defender estos sindicatos y que padecen en sus carnes las acciones radicales de los navantia, delphis & Co.

El futuro de la Bahía está ligado a los Astilleros, por supuesto, para lo bueno y lo malo. Con una situación privilegiada y unas infraestructuras espectaculares, Astilleros debería ser un referente mundial en la construcción de buques y eso debería empujar la economía de la bahía hacia arriba, arrastrando en su crecimiento a toda la industria auxiliar. Pero la conflictividad laboral provocada por sus líderes sindicales se ha vuelto endémica y aboca a la planta a su propia autodestrucción. Cuando Astilleros cierre, o -ojalá- se privatice- vendrán los sindicatos a llorar, sin querer darse cuenta que han sido ellos quienes aplaudían las pre-jubilaciones, las bajas por sordera, y las manifestaciones cada vez que venía un armador por un barco. Son ellos los que han provocado que estos Astilleros sean más conocidos por sus salvajes cortes de tráfico que por las obras realizadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera