Sobre Garzón

Me hace gracia el apoyo multitudinario a Garzón. Como si por ser "de izquierdas" -aunque dudo que tenga ideología más allá del "yomismisimo"- estuviera por encima del bien y del mal. Un juez, como cualquier otro ciudadano, tiene que acatar las leyes; más aún, quizá, por ser garante de la justicia. Y Garzón no lo ha hecho. Ha cometido delitos que van contra los derechos fundamentales de las personas -de los acusados, en este caso- privandolos del derecho a una buena defensa, al violar el secreto de dialogo abogado/cliente.

Lo peor es que en esta sociedad de borreguismo ideológico en la que vivimos, en la que parece que necesariamente has de ser rojo o facha, se ha perdido el norte. Y son muchos los que muestran su apoyo a Garzón mezclando churras con merinas. Muchos dan por hecho que se le condena por juzgar los crímenes franquistas, y la realidad está muy lejos. De hecho, algo me dice, que del juicio a los crímenes franquistas saldrá absuelto, lo que abrirá las puertas para que asociaciones de dudosa ideología como Manos Limpias denuncien a Carrillo por los asesinatos de Paracuellos -y poco se podrá decir entonces con la puerta ya abierta-.

Pero a Garzón no se le ha juzgado por eso, sino por mala praxis en la instrucción del caso Gürtel. Praxis que ha violado varios derechos fundamentales que tiene toda ciudadano y que han podido acabar provocando que Correa y los suyos salieran libres a la calle alegando la actuación ilícita del juez. Y si realmente queremos una justicia real e igual para todos, debemos dejar a un lado las intromisiones partidistas e ideológicas y dejar que los jueces actúen, pero que lo hagan dentro de la ley, pues de otra forma sujetos de la calaña de Correa acabaran en la calle.

En el caso de Garzón, además, las prácticas irregulares no han sido cosa de una sola vez, y pronto comenzará un nuevo juicio contra el otrora Juez Estrella (hoy Estrellado), por el pago  realizado por el Banco Santander por unas conferencias en Estados Unidos (150.000€, que no es poco) mientras poco después juzgaba y absolvía a Emilio Botín (Presidente del Banco que pagaba los cursos impartidos por el magistrado en Nueva York con un costo de más de 300.000€).

La cuestión es ¿si el juez Garzón no estuviese siendo juzgado por el caso "Franco" y sólo lo fuera por haber realizado escuchas ilegales, y posible prevaricación en el caso "Botín", tendría tantos apoyos? Por supuesto que no. Se ha politizado al juez, se le ha puesto al frente de una cruzada que no solo no es suya, sino a la que ha dañado mientras él se ha endiosado -más aún- hasta creerse la propia Justicia personificada. Y con su actitud ha hecho mucho daño a todos los que realmente trabajan por la Memoria Histórica. A los que no buscan salir en la foto, sino que se lanzan a las cunetas a buscar a los muertos; que estudian cada caso; que avisan a la familia y que están así dando consuelo a tantas y tantas victimas del franquismo, a la vez que ayudan a que puedan tratarse a todas esas victimas con justicia, que si no es "judicial" al menos si lo es social y civil.

Luego llega una Estrella mediática, se hace con el poder y aprovecha para buscar salir indemne de las muchas irregularidades judiciales que ha cometido y que han permitido la puesta en libertad de terroristas y corruptos. O que han motivado ciertas absoluciones cuando menos sospechosas.

Comentarios

inés ha dicho que…
Este juez "estrella",se creyó un dios, y no es más que un mísero mortal con sus virtudes y sus defectos, algunos le encumbraron a "Idolo" pero el tiempo ha demostrado que tenía los pies de barro. Estoy empezando a tener una mijita de fe en la justicia de éste país llamado España.
Javier Fornell ha dicho que…
Pues sí Inés, parace que en este país la justicia depende del color del acusado. Aunque, por una vez, los jueces han actuado de forma correcta -y eso que le han absuelto de cohecho por haber prescrito el delito por 25 días, algo que no ha provocado queja alguna.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera