Otra de plagios: se acabo lo gaditano en el blog


Debo ser bueno, no sé,  de otra forma no se entiende que, por segunda vez, hayan fusilado el blog en otro blog local; al menos la segunda vez que yo conozca de dos mías ¡integras!: La Casa del Pirata –segunda vez que es fusilada- y la Bella Escondida –que tiene más mérito porque la historia surge más de mi mente que de los pocos datos que tenemos de ella-.
Lo peor es que ha logrado que este que les escriba haya decidido cerrar el chiringuito gaditano. No contaré más historias de la ciudad, no escribiré en “formato libre” nada más sobre nuestras leyendas o sobre nuestro pasado y, en estos momentos en los que escribo, sopeso la posibilidad de negarme a colaborar con ningún medio local para hablar sobre nuestra historia. Estoy harto, muy harto, de que el trabajo de uno, de eso que se hace con todo el amor del mundo por esta ciudad, por su historia –que es la mía- y por intentar conocer y dar a conocer todo lo hermoso que se esconde entre nuestras calles y casas sea luego usado por este tipo de individuos en beneficio propio. Hasta aquí he llegado y, por ahora, no volveré a escribir sobre Cádiz aunque se resienta la página.

Es más, sopeso quitar todas las entradas sobre la ciudad, su historia, sus leyendas y sus personajes. Total, luego solo sirven para que cuatro aprovechados tomen lo que no le corresponde y se hagan un hueco que tampoco es suyo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera