Ir al contenido principal

El monje


El soldado partió al galope aquella misma noche. Cabalgaría por el camino de Jerez en dirección a Sevilla, y el salvoconducto del príncipe Sancho le abriría las puertas de cada posta del camino. Cabalgó hasta desfallecer, sabiendo que cada hora pasada le alejaba de su objetivo. Si el capitán Guillén demostraba un ápice de la inteligencia que la había llevado a controlar Cádiz desde la conquista de don Alfonso, huiría de Sevilla, o quizá… desechó la idea de su mente. Estaba convencido de que el capitán y los suyos venderían la joya pero la presencia del rey Sabio comenzó  a inquietarle.

Si el monarca se hacía con ella podría comprar lealtades que hoy estaban ya junto a su hijo, y los planes de Sancho para evitar que el reino cayese en manos moras se vendrían abajo. Espoleó su caballo cuando las luces de la última posta antes de llegar a Sevilla iluminaron los últimos rescoldos de la noche. Tres hombres se encontraban en la puerta, y discutían acaloradamente. La figura de Guillén sobresalía sobre el resto, y el reflejo de una daga fue el detonante para el choque de las armas. Cabalgó más aprisa, y desenvainó su espada tajando la espalda de uno de los hombres. El rostro de Guillén mostró sorpresa ante la inesperada ayuda, y pavor al descubrir los oscuros ojos de Men Rodríguez. Se deshizo del segundo de sus atacantes por inercia antes de enfrentarse al soldado.

-Vos –dijo- Miquel me advirtió de vuestra presencia en Cádiz.
-Sabéis a que vengo, Guillén. Dádmelo y os dejaré ir.
-No –rió el capitán-, he vivido demasiado para saber que no lo haréis. Me mataréis igual que yo haría con vos. Pero ya no tengo lo que queréis. Lo perdí en el camino, al vadear el Guadalete. La bolsa en la que llevaba la joya se desprendió y la corriente la arrastró de vuelta al mar.
-¿Pensáis que me creeré vuestras sandeces?
-No, sé que me vais a matar por ellas, igual que mis hombres no creyeron mis palabras. Pero es la realidad. Y, quizá, sea lo mejor para mí y para el reino. La sangre que se ha de derramar es la de los impíos no la de los hijos de Dios.

Con  aquellas palabras Men Rodríguez confirmaba sus sospechas: el rey Alfonso se encontraba tras Guillén, como Sancho tras él mismo. La guerra entre padre e hijo estaba por comenzar y el reino sangraría. Comprendió que era en sus manos donde se encontraba el futuro de la corono, y que aquel que logrará llevar la valiosa joya a su señor inclinaría la balanza de la guerra. Observó a  Guillén, su rostro compungido pero sereno. La firmeza de su mirada y de su mano al empuñar la espada. Sólo él sabía dónde se encontraba la joya y estaba dispuesto a morir para guardar el secreto.

Y la muerte lo guardó junto a su cuerpo para siempre, dejando el reino a merced de reyes y señores mientras los peones yacían muertos tras batallas entre hermanos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…