Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros.

1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria.

2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futuro Enrique III, no se titula como príncipe al heredero del trono castellano. Desde ese momento, y como reflejo de lo que pasaba en Inglaterra y Francia dónde se destaca al heredero sobre el resto de infantes entre la diplomacia, se le nomina como Príncipe de Asturias.

3º. Si damos como buena la edad de Fernando en 16 años, el rey Alfonso debía tener 49 años y nos encontramos en 1271-72. Se ha producido ya, por tanto, la conquista de Cádiz (realizada en 1263) y  el rey está sumido en la conquista del Estrecho tras las revueltas moras propiciadas por Granada en 1264. Su presencia en Toledo es nominativa y la corte se encuentra en Sevilla, donde estaría –exceptuando momentos concretos en las que se reunirían Cortes en Valladolid y Toledo- desde época de Fernando III.

4º.- En 1272 la frontera con Granada está establecida más allá del Guadalquivir, luchándose en la sierra de Cádiz, y habiéndose conquistado ya Jaén ¿de dónde surgen las partidas moras que atacan Toledo en 1262? ¿Quién es este Abu Bark y cómo es que tiene señorío cerca de Toledo? Recordemos que D. Rodrigo está asediando su castillo cuando es llamado por el rey, regresando a la ciudad en muy poco tiempo; mientras que las tierras de Abu Bark debería estar, al menos, en las actuales provincias de Málaga o Granada.

5º.- La convivencia entre culturas es una falacia: las juderías estaban cerradas –en algunos casos hasta con murallas internas- y los barrios moros habían sido ocupados por cristianos ricos. Alfonso X favorece la tolerancia entre las diferentes religiones, pero eso no supone que sea fácil ni real  -y las cántigas de Santa María son un claro ejemplo-.

6º.- Alfonso X no fue un rey fuerte, en 1272 –que hemos aceptado como fecha en la que se encuadra la serie- se tiene que enfrentar a una grave crisis dinástica al levantarse en armas el infante Felipe –su hermano- y Nuño González de Lara que marchan a Granada causando graves desastres a su paso. Curiosamente será el infante  Fernando quién lleve las negociaciones, logrando la paz por lo que ¿realmente estamos ante un niño mal criado y caprichoso como lo muestra la serie? No, estamos ante un príncipe que podría haber sido un gran rey.

7º. En un momento de la serie, el “príncipe” Sancho escucha como su padre alaba a Fernando, del que dice sería un gran rey. Dato curioso, porque nos indica que aún no está sancionada las “Siete Partidas” con la que se instauraba el régimen hereditario de primogenitura –recordemos que Sancho es el príncipe en la serie, aunque no en la realidad-, y que hizo que Sancho se enfrentase a su padre por la corona tras la muerte de su hermano y el nombramiento como heredero de su sobrino. Hasta ese momento se habría mostrado fiel a su padre y a Fernando, aunque moviendo hilos para suceder a D. Alfonso ya que fueron muchos los nobles que no reconocieron la heredad del trono por primogenitura. Pero hay más, el hecho de que se deje entrever que las “Siete Partidas” no están firmadas adelanta la trama a 1265. ¡Oh, Dios mío! Los infantes tienen 11 y 9 años, Alfonso se encuentra en Sevilla sumido en el "Fecho de Allende", hay sublevaciones moras en Castilla y la tolerancia entre culturas no existe más que con los prestamistas judios.

Con todo queda claro que el “hecho histórico” no se corresponde con la realidad, pues nada de lo visto encaja en nuestra propia historia. Problema, me temo, de no contar con historiadores entre los asesores a la hora de realizar la serie. Y es una lástima, porque la serie cuenta con recursos para ser de calidad, aunque tiene un par de peros más:
  • El nivel interpretativo está lejos de ser el deseado. Maxi Iglesias se puede deifinir como "dos ojos para que suspiren las quinceañeras", pero no es actor. Sólo Eduard Farelo (Rodrigo), Juan Diego (Alfonso X), Alex Angulo (el judío Abraham) y Mario Vedoya (Taliq) elevan algo el nivel. Pero ni los guiones ni la sobreactuación del resto les permite mejorar, amén de que todos son personajes muy secundarios. De las actrices femeninas no hablamos, hasta este momento han sido meramente decorativas -¿ese baño de tobillos de Fátima -Paula Rego- tiene algún sentido?
  • El casting realizado es lamentable ¿Quién tuvo la idea de colocar a Maxi Iglesias como protagonista? Pero, además, tenemos como Arzobispo Oliva a ¡Rubén Ochandiano! El primado de Castilla y confesor del rey no es más que un joven imberbe y que quita toda credibilidad al personaje. Tal vez deberían aprender de Águila Roja en la que José Ángel Egido crea a un intrigante Cardenal Mendoza.
  • En una serie en la que las batallas están a la orden del día, aquellos personajes que van a aparecer como guerreros deben saber usar las armas. Yo les dejaba dos días con Maese Acedo para que aprendieran que la mano y media se maneja con la izquierda, y unas leves nociones sobre la Destreza Auténtica.
  • En este país comienza a crecer el gusto por el recreacionismo, y hay muy buenos grupos. Quizá una leve consulta les habría llevado a saber cómo se viste un caballero y un peón; que no todos los guerreros portan espada y que son muy pocos los caballeros porque mantener caballo y armas son caros. Menos aún podría mantenerlos un señor menor como D. Rodrigo, que sin embargo acude al campo de batalla con grandes huestes.
Una lástima, que me lleva a reafirmarme en mi premisa de que en España no sabemos hacer buen cine/televisión histórico.

Comentarios

Ángeles Pavía ha dicho que…
Estupenda crítica. Con ella he aprendido mas sobre este periodo que con muchos libros de historia. Los profanos como yo agradecemos que se nos expliquen bien las cosas :)
Javier Fornell ha dicho que…
Gracias, Ángeles, en parte eso es lo que intentaba. Explicar algunos fallos históricos que se pueden dar por reales con esta serie
Gabriel Castello Alonso ha dicho que…
Magnífica revisión; yo hice algo similar con Hispania (que era mucho peor que Toledo en gazapos y desidia) Hay más cosas, vestuario, naranjas dulces en el siglo XIII, castillos sin centinelas, calles sin tullidos ni mendigos, pelos limpios, todos los dientes, etc... un cuento para niños.
Javier Fornell ha dicho que…
Hay tantas cosas, ese sevillano vendiendo naranjas que habla con acento sevillano...
Carolina ha dicho que…
Estupendo post, enhorabuena.
Mi intención era ver al menos el primer capítulo pero como amante de la Historia algo me decía que no debía verlo... veo que no me equivocaba.
Gracias por las explicaciones, un saludo.
Anónimo ha dicho que…
Con el poderío económico que tienen las grandes cadenas de TV, cómo son tan descuidados con los guiones históricos al no contratar un equipo de historiadores medievalistas. Una vergüenza.
José María Manuel García-Osuna y Rodríguez ha dicho que…
Lamentable la serie: 1º) Se utiliza el anhistórico blasón de rey de Castilla para un individuo que lo era, según él, de Castilla, de León,y del Andalucía. 2º) Aparece, siempre, el escudo cuartelado de Castilla y de León, inaugurado por su padre e infante leonés: Fernando III el Santo.3º) Todo su aprendizaje histórico lo realiza en el territorio del Reyno de León (Salamanca, Toro, Ciudad Rodrigo, etc). 4º) Hasta el rey Alfonso XI de León y de Castilla, las cortes de los dos reinos o coronas se reúnen y legislan SIEMPRE por separado, y a partir de ese existen varios movimientos secesionistas en el reino de León. 5º) Sancho IV aparece como la encarnación de la felonía y de la perfidia, cuando está, clinicamente documentado, que Alfonso X de León (por ser X) y de Castilla padecía una sinusitis crónica que, en sus fases más agudas, le producía una protrusión de su ojo derecho con cefaleas intensas, irritabilidad, etc. 6º) La ropa e incluso los peinados son de una modernidad enorme. Siento haber visto, solamente, 10 minutos sueltos de un solo capítulo y ya fue un suplicio, y se puede parangonar con esa otra aberración histórica denominada Hispania donde se subrayó, y solo ví medio capítulo, que: mutatis mutandis, "el que se lo montó bien fue Aníbal". ¡Qué pena que no hayan aprendido a realizar películas históricos formato western magistral como El Cid de ese grande entre los grandes como fue anthony Mann
Anónimo ha dicho que…
Realmente una crítica brillante, argumentada, inteligible y ante la que fácilmente se siente uno identificado. Enhorabuena.
Aunque he de decir que la valoración final "en españa no sabemos hacer buen cine/televisión histórico", deja entrever que en otros sitios sí. Por eso los indios siempre han sido los malos de la película, y en Estados Unidos piensan que Isabel la Católica, Hitler y Margaret Tatcher son la misma persona...
mundo cruel.
José María Manuel García-Osuna y Rodríguez ha dicho que…
Con respecto a Anonimo indicarle, con todo respeto, que no he visto, aunque a lo mejor existe, ninguna pelicula española historica de minima categoria, y le puedo comentar sobre las de los años-60/70 como Fernan Gonzalez (con Fernando Rey haciendo un ridiculo papel del factotum vencedor, sensu stricto,de Simancas que era Ramiro II el Grande de Leon) o como Ramon Berenguer III Cabeza de Estopa.En lo del Cid me referia al tratamiento tecnico, que no historico (elimina infantes, pone a Alfonso VI de Leon como infame, a la leonesa señora de Zamora, Urraca, etc) de dicho film. Es indudable el tratamiento dado a sus indigenas en algunas de sus peliculas por los directores de, ironia pura y dura, gringolandia, pero no tergiversan la realidad sino que la ponen en la pantalla tal como veian en el Este a Tatanka Yotanka o a Tashunka Witko, o, porque no decirlo, a Jeb Stuart, pero tecnicamente son impecables, por ejemplo "Otoño Cheyenne" de John Ford (el mismo se calificaba como matador de indios en el celuoide). En cuando al nivel cultural de la clase media estadounidense es o era infima, y por ello apoyaron a un genocida y criminal de primera fila como Stalin frente a otro homonimo como Hitler; es indudable como manejan sus-los topicos historicos en USA: Hispanoamerica; Mejico, Texas; Indios; España y su habitual prepotencia.
Lamento no haberme sabido expresarme con mas claridad, pero el internet no es lo mio, hasta tal punto que no se lo que he hecho y no consigo que me ponga tildes en las palabras.
Con respecto a mi simpatia por los indigenas de USA, puedo indicarle que he publicado varios trabajos sobre ellos: Geronimo; Caballo Loco; Toro Sentado; Sociologia de los Siux-Lakotas, etc, ahora estoy preparando dos, uno sobre la sociologia de los cheyennes y otro sobre el imperio comanche.
Javier Fornell ha dicho que…
Muchas gracias a todos por la valoración de la critica. Tan solo buscaba poner un poco de orden en el caos histórico montado en Toledo.

Respecto a que no se sabe hacer, la realidad es esa: con grandes historias y grandes cineastas y actores, al final, el genero histórico no logra realizarse. En ocasiones por falta de asesores históricos, otras veces porque los actores no son creíbles.

Lo cierto es que mientras en otros países se logra crear la ambientación perfecta, aquí siempre pecamos de engrandecer a unos y crear malos-malisimos, y de hacer todo muy telenovela.
La Garbi ha dicho que…
Ke buen repaso histórico !!! Me encanta la historia sobre todo el medievo. Estaba loca xk empezase la serie pero, el primer día perdí todo el interés cuando vi el reparto, bueno mas bien la pésima interpretación de la mayoría de ellos. No me trasmiten nada ni aun teniendo interés en el acontecimiento histórico he conseguido interesarme x la serie.
del tozo ha dicho que…
Es importante la ficción en el contexto histórico,pero este no debe ser modificado,varios guionistas, inclusive los de EEUU incurren en ese error, basta con ver Troya la película, y cotejar su correlato con lo literal, pero lo que no se debe tolerar es que el mi propio país,se modifiquen los echos y circunstancias que para bien o para mal,lo engrandecieron, y que los jóvenes deben conocer con total genuinidad.
Anónimo ha dicho que…
Lo siento,no es la serie de mi vida,pero está entretenida.hace pocos años no hubiéramos soñado con presenciar una producción española de este tipo en Tv.cine y tv españolas mejoran levemente ( aunque a veces sea copiando). Una oportunidad más a este tipo de series? Saludos
Javier Fornell ha dicho que…
El problema es que no vale escudarse en "hace unos años no lo hubieramos visto"; la industria cinematografica española es muy buena, sin embargo cuando se trata de hacer cine/televisión histórica, no son capaces. En este caso además de por un casting bastante mediocre por tocar la historia sin necesidad.

Eso no quita para que la serie pueda ser entretenida, pero no es histórica, es Aguila Roja
Lydia ha dicho que…
Además de los errores históricos señalados, están los ideológicos: los malos son el arzobispo y los nobles, y los moros y judios, los buenos...
Lydia ha dicho que…
Además de los errores históricos señalados, están los ideológicos: los malos son el arzobispo y los nobles, y los moros y judios, los buenos...
Javier Fornell ha dicho que…
Eso ya ni lo considero error, forma parte de lo "políticamente correcto".

Es como cuando vas de viaje y los guias te hablan de los "árabes" que hicieron X monumento andalúz. Hablen con propiedad, porque árabes hubo muy pocos, la mayoría fueron moros -ya fuesen bereberes o de otra etnia- Y la palabra "moro" es muy bonita y no quiere decir más que "mauro" (el que viene de Mauritania)

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera