Ir al contenido principal

Series históricas

Parece que al calor de Águila Roja y viendo el éxito de las producciones históricas, los programadores españoles han visto en la Historia un filón para las audiencias. Así, tenemos en parrilla la mencionada Águila Roja que si bien no se trata de una serie histórica propiamente dicha sí se desarrolla en un contexto histórico real: la España de Felipe IV. Hoy mismo llega a nuestras pantallas otra serie de tinte histórico, está –según parece- con mayor rigor: Toledo. Si bien, a simple vista, podemos encontrar errores en la ambientación.

El primero de ellos sería la presencia del rey Alfonso X el sabio en Toledo a una edad avanzada, cuando lo cierto es que el rey, abandonando el “fecho del Imperio” y centrándose en el “fecho de Allende” se encuentra ya en Sevilla, dónde vivirá los últimos años de su ajetreada vida. Una vida, además, marcada por traiciones y guerras y que se aleja de la paz entre culturas que parece querer mostrar Toledo. Y que sí pudo darse en los primeros años de su reinado, pero no a la edad en la que lo caracteriza el siempre magnifico Juan Diego, cuando el reino estaba dinamitado, D. Alfonso enfermo y volcado en la conquista de Andalucía, y el rey asentado en Sevilla –donde fallecerá-. Será entonces el momento más belicoso contra los musulmanes (que serán expulsados de los territorios del bajo Guadalquivir en 1263), si bien siempre contó con el apoyo de los judíos, entre otras cosas por las necesidades económicas que conllevo su intento de ser coronado Emperador del Sacro Imperio. 

Aun así, le daremos voto de confianza y esperaremos el resultado para hablar en profundidad de ella. Como haremos con Isabel, la serie sobre la mítica reina castellana que comenzará a emitir TVE estos días y que, lo poco que nos han permitido ver, parece ser una buena apuesta por la ficción en esta vuelta de nuestra historia medieval. 

Aunque el periodo histórico más intenso y televisivo de nuestra historia no ha sido tocada por ninguna productora. Una lástima, pues hubo un tiempo, breve, en el que el reino castellano se lleno de mercenarios franceses e ingleses, de príncipes extranjeros vestidos de caballeros andantes, de amor, traición, guerra y crueldad. Una época que bien llevada a las pantallas, con rigor y calidad, podría convertirse en serie de culto y ser vendida a otros muchos lugares pues series como Roma o los Tudor –cargadas de falsedades- se quedan en pañales con la verdad histórica de ciertos reinados castellanos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Amigo Javier:
He visto la lamentabilisima serie "ISABEL" solo 30 minutos del primer capítulo, por imposición marital y no veré, ¡vive Yahvéh-Dios!, ninguno más. Pésima y llena de errores, plagada de los repugnantes y falsos de toda falsedad tópicos anhistóricos castellanistas, con un lexico sacado de la actualidad, en suma siguen destrozando, tópico erróneo tras tópico, la historia hispánica.
-Llaman majestad al rey Enrique IV de Castilla y de León, quizás: Alteza o Señor sería más ajustado.
-Generalizan como CASTILLA, ya está la oprobiosa y falsa hasta en la sopa televisiva, mientras un enorme y purpurado león rampante tapa todo el background del trono de Enrique IV el Impotente de León y de Castilla
-Siguen con el cuenta chino anhistórico de Corona de Castilla.
-Parece ser que los memos guionistas corrigen a la reina que SE DEFINÍA SIEMPRE COMO REYNA DE CASTILLA Y DE LEÓN: "como subcesora y princesa que lo soy destos reynos de Castilla e de León", le dijo con rabia al obispo, QUE NO ARZOBISPO, Alfonso Carrillo.
-O a Cristóbal Colón: "sería como esclavizar a mis ciudadanos castellanos e leoneses"
-O Cuando el máximo y primigenio negociadorcon Boabdil el Chico, es el Comendador Mayor de León Gutierre de Cárdenas
Se sigue "sacudiendo" a la historia del Reyno de León y los nacionalistas, en el País Leonés, cada vez comenzamos a pensar si, como los catalanes, merece la pena Hispania.
-tú sabes que yo he publicado TODA la vida de la Reina Isabel I de León y de Castilla, y en diversas publicaciones, SOLO UNA EN LA LEONESA ZAMORA y otra en la leonesa Salamanca, el resto en: Toledo, Baza, Albacete,Écija, Valladolid. Por lo tanto sé de lo que escribo, siendo uno de mis básicos L. Suárez Fernández, entre otros de mayor o menor enjundia Y NINGUNO peligrosos leonesistas.
-¡Qué pena!, tras el dislate del pobre Viriato, del que he publicado un trabajo en el Florián de Ocampo (CSIC), con la inexistente hija de Viriato haciendo el Erasmus en Roma, ahora viene este tópico típico. Creo que Francisco Franco Bahamonde estaría contento de ver como se subrayan sus neurasténicos tópicos de la "grandeur" imperial castellana.
Llaman ¡CASTELLANOS! a todos los hispanos, ¡ozú, que fatiga!
José María Manuel García-Osuna y Rodríguez
Doctor en Historia y Médico de Familia
Javier Fornell ha dicho que…
José María,

En esta epoca, Carrillo es Arzobispo de Toledo. El que será obispo será Alfonso Carrillo de Acuña II -en su caso de Pamplona-.

En cuanto al termino "Majestad", si bien es infrecente, aparece en la documentación al menos desde época de Pedro I.

Respecto a que el reino es "Castilla y León", sin ninguna duda. Eso no se puede pasar por alto. Aún así, en gran medida, la serie es bastante fiel a la Historia y eso se agradece.
Anónimo ha dicho que…
Javier:
Como no veo la serie no tengo más argumentos de sus errores, y, es prístino que no la voy a ver.
En los textos que he utilizado para todo lo que estoy publicando sobre Boabdil y los Reyes Católicos, o en la global biografía que realicé sobre la reina Isabel I de León y de Castilla, es clara la titulación episcopal de A. Carrillo, pero no se dirigen a él como arzobispo más que en contadas ocasiones, ni en los dos Pulgar, F. de y H. Pérez del, ni en el cura de Los Palacios (A. Bernáldez), o L. Marineo Sículo, entre otros.
He consultado la documentación de Zafra o del marqués de Cádiz (y la relación y el afecto con la reina es obvio) y,la anterior reseñada y en ninguno de los casos se llama majestades a los monarcas, sino Altezas o Señores, y no digo que no ocurra, pero yo no lo he visto, inclusive ella se refiere a: "mi Señor, el rey". En efecto, a Pedro I el Justiciero de León y de Castilla sí se le cualifica así, también a su hermanastro (Enrique II) y, paradojas de la historia, a algún otro y, uno de ellos es Juan II de León y de Castilla, que de majestad tenía poco, quizás, y ahora hago ironía, el majestad era Álvaro de Luna.Y la paradoja suma estriba en que todos los reyes del Asturorum Regnum o del Ovetao Regnum reciben el título de príncipes, "Silo princeps fecit" y, precisamente el vilipendiado Mauregato (¿usurpador?) es cualificado de rey o soberano por Beato de Liébana. En el Regnum Imperium Legionensis, sus monarcas reciben título imperial, sea cual sea su categoría o edad ("Regnante et Imperante Ueremundo in Legione", tiene, Vermudo III de 16 a 18 años), desde el más grande: Ramiro II el Grande ("Magnus Basileus")
No existe un reino de Castilla y de León, sino dos, y así lo dice la reina, mutatis mutandis: "... en los mis reynos de Castilla et de León", que es como se PROCLAMAN a los monarcas en la caput regni del Regnum Imperium Legionensis: "Por Isabel, o Juana, etc., hasta tres veces, enarbolando los pendones, ¡Por León y todo su Reyno!". En lo relativo a Carrillo está documentado su cambio de bando por no ser, ¡curioso el hecho!, "cardenal de España", que lo era Pedro González de Mendoza y, digo curioso, por que los Reyes Católicos aceptaron una titulación aclesiástica equiparable a una regia que nunca utilizaron "de España", al no serlo de Portugal, reino hispánico también, aunque sí es verdad el empecinamiento de Su Santidad Alejandro VI, cardenal Rodrigo Borgia, en así cualificarlos.
Debo felicitarte por tu esfuerzo en el análisis de la serie, a la que, a lo mejor de manera subjetiva (solo he visto media hora)califico, de 0 a 10 como de 6 y ¡ya es bastante!,por el esfuerzo que estás haciendo en el análisis de la serie, pero sigo las premisas de todos los historiadores que nos precedieron y su subjetividad loada ad infinitum: Tito Livio, Fabio Pictor, Dión Casio, Suetonio, Polibio, Plutarco, Liutprando, Ruy Ximénez de Rada, Ambrosio de Morales, el obispo Pelayo, Lucas de Tuy, Santo Martino, Bosch Gimpera, Lafuente, Vicens Vives, Menéndez Pidal, Valdeón Baruque, Sánchez Albornoz, Solana, etc...

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.