De gordos navideños

Me gusta el día 22 de diciembre. Es un gran día. Uno de esos en los que al gente va feliz por la calle, con esperanzas de un futuro mejor y que, cuando termina la mañana y los niños dejan de cantar sus números, se dan cuenta de que, al menos, les queda salud.

Pero me gusta, sobre todo, porque hoy es un día especial. En este mundo gordofobo desde que Felipe II se pusiera farruco con los suyos, hoy es el día del Gordo. Así, con mayúsculas, y yo que soy gordo de minúsculas me siento halagado. Si el resto del año se nos insulta, hoy se nos alaba y espera con ansias "que te toque el gordo", dice la gente, y yo, gordo, me aprovecho de la circunstancias y reparto suerte como el cabrón colorado de la Coca-Cola reparte latas en Nochebuena.

Y es que no hay nada mejor que ser gordo en Navidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera