Ir al contenido principal

Cádiz oculto


Hoy me van a permitir una recomendación para la carta a sus mágicas majestades, si es que aún están a tiempo. Un libro sobre Cádiz, pero sobre el otro Cádiz. El Cádiz Oculto, el que quita el sueño y se carga de fantasmas y terroríficas leyendas; y no pocas verdades. Les reconozco que en la recomendación hay cierta parte egoísta. De un lado porque José Manuel Serrano Cueto incluye en el libro una de las historias narradas en este mismo blog (la del niño monstruo), de otra porque Ediciones Mayi es “mi editorial” y cualquier éxito de Ana –cabeza y alma de la empresa- es éxito para la vida cultural gaditana y abre la posibilidad a nuevos libros sobre nuestra historia, que tanta falta hacen. (Y la esperanza personal de que Jorge vea algún día la luz).

Pero es que, además, el libro Cádiz Oculto es un buen libro. Llegarás a pasar miedo con algunas de sus historias, y conocerás otras muchas de las que jamás oíste hablar. Y lo harás en medio de una buena prosa, sin recargar, algo que nos es fácil en estos tiempos de modernos narradores y eruditos locales. Aunque, quizá, el hecho de que José Manuel sea un gaditano exiliado ayude a que huya de tanto tópico gaditano –esos que ya saben que no me gustan- para acercarnos buenas historias que no dejan de lado el sabor salado de nuestra ciudad. Les reconozco que no lo he leído entero,ya que hasta hoy no he podido hacerme con mi ejemplar (autografiado, como bien merece), pero ya me he bebido varias de las historias, algunas de ellas con ojo critico al hacer referencia a personajes o lugares queridos por este que escribe, y que me han dejado un sabor más que agradable. Y eso a pesar de que ahora mismo me encuentro inmerso en un libro de cuentos gaditanos con muchas de esas leyendas de trasfondo y que, si nada lo remedia, verá la luz 2012 de manos de Ediciones Mayi –sí, también con ella-, lo que me hace ser aún más critico con cualquier historia de nuestra ciudad que vea la luz; pegajoso en los detalles por evitar encontronazos indebidos. Si bien, como les digo, en mi caso nos adentraremos en la ficción literaria, la aparición de este Cádiz Oculto es una alegría para quien escribe, pues se muestra el interés que sigue existiendo en nuestra ciudad por conocer el pasado, pero además se convertiría en el complemento perfecto para los cuentos que están por llegar.

Así que ya saben, si no saben que regalar, ya están tardando en pedirle a los pajes reales que se hagan con una gran obra: Cadiz Oculto. Historias gadianas para no dormir.

Y no se olviden de Llamadme Cabrón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.