Ir al contenido principal

Ocurrió en el dos


Con lo que me gusta la línea dos y que mal rato el pasado ayer. Yo, tan feliz que iba observando el mar en ese nuevo recorrido que hace estos días, y de pronto, zas, toda la felicidad tirada por la ventanilla. ¡Qué susto, joe! Pensé que me estaban robando ¡en el dos!, ¡en mi dos!. Eché mano a la cartera y no, allí estaba. Pero el rumrum del roce seguía presente ¡el móvil!, pensé entonces, pero no, también estaba. Serán imaginaciones mías o será que este simpático ancianito lleva una maleta que hace movimientos indebidos. Pero no, no llevaba maleta. Seguro que me está intentando robar, volví a pensar, que la cosa está muy malita. Así que me moví de sitio, pero el hombre y el roce, me seguían. ¡Ya no había dudas! Uno sabe de esa extraña atracción que ejerce sobre perros y hombres  -sin que nada tengan que ver lo uno con lo otro-, pues hace ya un par de años, cuando recorrí Europa con amigas y fui acosado por un valenciano en unos conocidos baños termales de Budapest. Suceso este que volvió a ocurrir en Cracovia, dónde un agradable señor me invitó a conocer la típica casa polaca y sus adornos. Pero es la primera vez que esto me ocurre en Cádiz y en mi línea de autobús.

Lo cierto es que intenté todo para que, educadamente y sin levantar escándalo, el amable señor dejase de meterme mano. Me cambié de sitio, me giré a derecha e izquierda. Abrí hueco entre nosotros como buenamente pude, le metí el codo entre las costillas, le miré fijamente con cara de Rubalcaba tras las elecciones, y nada. Así que al final tome la medida que no quería tomar. Me paré en seco –a esas alturas todo el bus seguía mi incomodo baile preguntándose que hacía un gaditano bailando una sardana sin música-. Le miré todo lo fijo que pude y, con voz clara y alta, le espeté:

-Ya vale, no pisha, metete la mano en el bolsillito o te agarras a la barra, pero a mi déjame en paz.

Al menos, me queda la esperanza de que, en caso de continuar con mi soltería, encontraré un partenaire al otro lado del ropero, ese que ya tiene las puertas abiertas de par en par y del que, de vez cuando, sale la mano de un viejo degenerado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.