De vergüenzas


Ayer una foto (que me niego a reproducir) comenzó a extenderse por Facebook con una frase lapidaria:

“Si la foto de la izquierda te ofende más que la de la derecha, necesitas revisar tus ideas sobre inmoralidad?”

Por si alguien se pregunta que hay que cada foto: en una aparece una pareja y en la otra tres niños pequeños desnutridos pidiendo comida.  Obviamente,  ¿quién va a estar en contra de la frase? Por supuesto, nadie en su sano juicio. El problema radica en que se está usando la miseria de los más miserables, y de entre ellos los más vulnerables, para hacer demagogia. Para defender algo que no necesita ser defendido. Y es que, en esta España nuestra, se ha trasmutado la realidad y los supuestos defensores de la igualdad han pasado a convertirse en adalides inesperados de la anormalidad. Son ellos los que los convierten en diferentes, los que remarcan la diferencia y, peor aún, los que se creen dueños de la moral y verdad absoluta, cayendo en el mismo pecado de aquellos que les atacan desde la ignorancia y la intolerancia. Y utilizan todos los medios para remarcar esa diferencia auto-creada.

Pero hay cosas por las que no se puede pasar. Acusamos a Telecinco de realizar tele basura, de buscar el morbo fácil, de caer en los argumentos más rastreros y, revestidos de progresismo, se acaba defendiendo la homosexualidad usando imágenes de niños desnutridos y se comparan para tratar de mostrar la supuesta locura de quienes no comparten sus mismas ideas.  En mi tierra eso se llama demagogia, de las más fea posible, la que usa de niños indefensos para atacar al que piensa diferente; la que usa el dolor de los más desfavorecidos y más pobres del planeta para mostrar algo indefendible.

No es defendible usar la imagen de la miseria, de niños desnutridos, de la mayor vergüenza de este mundo como es la muerte infantil a causa del hambre para defender unas ideas, sean cuales seas. Hay límites que no deben ser traspasados, y este es uno.

Usar el hambre de niños como propaganda resulta repugnante, absolutamente repugnante.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Lo siento mucho pero no comparto su punto de vista. Conozco a personas en este país que son capaces de manifestarse y hacer lo que sea ante cualquier derecho lgtb y sin embargo nada se mueve en su interior ni hace nada ante situaciones como el hambre en el mundo.
Creo por ello que esta foto alerta sobre una situación real.
Un saludo.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera