De malos hábitos


He descubierto que tengo un mal hábito, de esos ante los que hay dos opciones: ocultarlo, negarlo y jamás superarlo; o hacerlo público para que todos conozcan tu debilidad y, quizá, gracias al apoyo o al escarnio –que ambas cosas son válidas- salir de él.   

Caí en el vicio casi por casualidad, sin buscarlo, solo por conseguir un poco más de dinero y, al final, he visto que no puedo pasar un día sin hacerlo. He buscando un grupo de apoyo de esos de “lo que sea anónimo” pero se ve que mi debilidad es poco frecuente, o demasiado vergonzosa, que también puede ser.

Así que hoy he tomado la iniciativa de hacerlo público, necesito ayuda, debo acabar con este problema. Y más con los tiempos que se avecinan en los que podría llegar a ser considerado un marginado social. ¡Yo! Con lo que soy, pero sí, tengo que reconocerlo, tengo un mal hábito: cada mañana leo El País




Comentarios

Inés ha dicho que…
Ajú Javi, no me lo puedo de creer,pa mi, que tu con ese habito, has estao más desinformao en política que informao.
Javier Fornell ha dicho que…
Para resarcirme leo también El Mundo y el Marca, jajaja.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera