Ocurrio en el dos


Hoy es uno de esos días que invitan a quedarse en casa, metido en la cama o sentado en el sofá tomando algo caliente y viendo una buena película. Pero quiere la vida que uno tenga obligaciones, entre ellas ese otrora castigo divino que es el trabajar, y no pueda hacerse el remolón bajo las sabanas.  Eso obliga a retomar una vieja costumbre: montar en el dos  y, como me propuse no aislarme en él para tomar lo que me gustase de este pintoresco transporte urbano, hoy he estado al liquindoi (lease: el facebook nos hace cotillas y uno ya necesita saber de la vida de los desconocidos) de una pareja de góticos que se achuchaban junto a mí. Y no es que me haya dado por el voyerismo, es que estaban literalmente junto a mí, golpeándome con sus negras maletas, pasándome su aplastado y largo pelo por el cogote, y mostrándome sus negras uñas (pintadas, se sobre entiende).

Pero he aquí que, llegando a la Policía Local, el joven gótico le dijo a la jovencísima gótica.

-Te puedes bajar en Simón Bolivar e irte andando.
-Sí, claro- respondió ella mirando la lluvia chocar contra el cristal –en eso estaba pensando.
-um…. Claro.
-En verano, todavía, pero hoy no.
-Bueno, entonces bájate dónde quieras… pero por separado.

Y eso hicieron, dejándome a mí y alguno más, preguntándonos porque narices una parejita que se ve a leguas que lo es, que comparten el autobús con otros muchos compañeros de clase y Facultad, deciden que, terminado el trayecto del dos cada uno irá por su lado. Quizá sea que en el fondo este autobús es un mundo paralelo al que se accede gracias al bonobus.

Comentarios

Nils ha dicho que…
joder tioo...esos eran dos visitantes al Matrix! igual estabas ante el verdadero Neo!No te extrañe que hayan evolucionado la técnica de "teletransporte" sustituyendo las cabinas por autobuses...
Javi Fornell ha dicho que…
Tenían más pinta de haber salido de un Torrente gótico que de Matrix, pero todo puede ser.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera