Ir al contenido principal

El monje


-No os hacía rasurado y en convento- la voz suave del hombre contrastaba con su fiero aspecto. Una cicatriz recorría su rostro cruzando su parpado derecho, muerto para la vista, y la oreja cercenada  mostraba el lugar dónde comenzó el corte. Su único ojo miraba atento al monje, moviéndose rápidamente desde la figura hasta la calle.
-Los hombres cambiamos, hijo mío- dijo con poca convicción el monje –Vos también podéis.
-No es mi deseo, Miquel. Me gusta lo que hago.
-¿Os gusta manchar vuestras manos con sangre inocente? Entonces, mi buen amigo, habéis cambiado pero no como debierais. En otro tiempo repudiasteis vuestra labor pues sabíais que muchos inocentes cayeron bajo vuestra espada.
-¡Sea! como vos decis: los hombres cambiamos –repuso con una sonrisa lúgubre que hizo estremecerse al monje.
-Pero decidme -un hilo de voz casi inaudible escapó de la garganta del monje para preguntar con la rápidez que a veces da el miedo a conocer la respuesta-¿Qué deseáis de mí?

El soldado se adelantó, dejando que la tenue luz que se escapaba por una ventana cercana reflejase en su negro ojo, oscuro como la noche caída en su alma. El monje retrocedió.
-Ahora os encontráis cerca del rey. Don Alfonso siente predilección por ese monasterio vuestro y mi señor desea saber que se oye tras los muros de Santa María do Porto. Como sabréis, padre –dijo con sorna- el rey no se encuentra en posición de poder. Su hijo, don Sancho, desea la corona y son muchos los nobles que elevan la voz contra el monarca. Su amor por los infieles y los favores debidos a los judíos se ponen en su contra. La conquista se ha detenido y los nuestros vuelven sus ojos ansiosos de sangre y guerra los unos a los otros, mientras el rey pasa tardes escribiendo cantigas cual trovador.
-¿Y qué podría saber un simple fraile de lo que allí se diga? Yo soy hombre de Dios y no estoy instruido en leyes o letras. ¿Cómo podré diferenciar la paja del oro?
-Miquel, no me hagáis enfadar con vuestra falsa inocencia. Sé quién sois, no lo olvidéis jamás, y sé que podéis ofrecer a mi señor.

El tintineo de las espadas al chocar contra el cuerpo cortó la conversación de los dos hombres. El soldado dio un salto, ocultándose entre las sombras mientras Miquel avanzó al centro de la calle. Las voces del capitán de la milicia animó al fraile que se alejó de aquel que tanto miedo le causaba saludándolos antes de continuar su camino hacia Santa Cruz. Con paso rápido cruzó las callejas de aquel arrabal, lugar de putas y ladrones, sabiendo que su pasado volvía para enturbiar su presente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.