De malentedidos




Saben, eso de que todos los hispanos hablamos igual y que hablando se entiende la gente es un mito casi tan grande como mi humildad. Permitanme un ejemplo, de esos que deben tener en mente cuando se crucen con un argentino y les pida un consejo de que hacer en una ciudad como Cádiz. En ese caso, invitenle a visitar el centro, a tomar chicharrones en El Manteca, a ver un partido del Carranza o a escuchar un romancero en alguna esquina. Pero jamás ¡JAMÁS! le recomienden  darse un paseo y coger una concha en Cortadura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera