Ir al contenido principal

Santa Dimpna y San Gereberto, mártires


Cuando la madre de la princesa Dimpna murió en el 635, su padre perdió la cabeza por la tristeza. Los súbditos del reino estaban preocupados por la salud mental del rey irlandés y le recomendaron que volviera a contraer matrimonio, pero ninguna mujer igualaba en belleza a la difunta esposa. Tanto preocupaba el estado del rey, que uno de los consejeros le recomendó que contrajese nupcias con su propia hija, Dimpna, pues era ella la única que igualaba en belleza a su madre y, además, su parecido era asombroso. El rey se negó, pero el tiempo pasaba y la locura nublaba su mente y, finalmente, aceptó la propuesta, al igual que sus súbditos paganos pero no así los cristianos. Dimpta, por su parte, se mantuvo firme en su negativa, pues como cristiana no aceptaba tales actitudes y espetó a su padre que respetase su fe y sus convicciones.

El rey trato de convencerla, con regalos y halagos y al ver que no daba resultado, la amenzó. Dimpna acudió en busca de la ayuda de Gereberto, su sacerdote, que le aconsejó alejarse de su padre todo cuanto pudiese y que huyese del palacio. Juntos marcharon de Irlanda y cruzaron el mar hasta Bélgica, asentándose en el pueblo de Gheel. Pero el rey ordenó que la buscasen y cuando los encontraron volvió a solicitarle que se casará con él. Pero ella se negó, pues la propuesta ofendía a Dios y, además, anunció había hecho voto de virginidad. 

El rey viendo que Gereberto era quien daba fuerzas a su hija, y en su locura por contraer matrimonio con su Dimpna, ordenó matar al sacerdote. Pero eso no cambió la fortaleza de la hermosa princiresa que se mantuvo firme en sus convicciones. El rey, enfurecido, ordenó a los soldados que la matasen, pero estos se negaron pues conocían y apreciaban a la joven, y veían la locura de su padre. Ante la negativa de  sus hombres el rey, totalmente fuera de sí, sacó su arma y cortó la cabeza de su propia hija, que a los 15 años moría virgen y virtuosa.

En el siglo XIII sus cuerpos fueron descubiertos cerca de Gheel y, desde entonces, las reliquias de la santa realizaron muchos milagros, sanando enfermos mentales y epilepticos, tal vez en un intento de curar las heridas de su propio padre. Desde entonces, Dimpta y Gereberto son patrones de los enfermos mentales y su festividad se celebra el 15 de mayo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.