Ir al contenido principal

El monje


El sol se ponía perezoso tras las murallas de la villa, que brillaba anaranjada como si fuera pasto de las llamas. Los ruidos del día iban dejando paso a los silencios de la noche: el maullido de los gatos sustituía a las voces de los mercaderes que vendían sus mercancías ante las puertas de la ciudad. Las ratas corrían por los callejones, esquivando los charcos de agua sucia que inundaban los rincones de las callejas de tierra. Leves susurros rompían la monótona noche, voces que hablaban de amor y honor, que acechaban a incautos que paseaban a aquella hora del atardecer.

El hombre se detuvo, fijó su mirada en una sombra huidiza que desvelaba la presencia de alguien tras la esquina. Alisó su túnica antes de continuar la marcha y, agarrando con fuerza misal y rosario, avanzó con paso lento hasta encontrarse con su oculta cita. Había recibido la nota, manuscrita en un pequeño trozo de piel vieja, la tarde antes y, pese al miedo que le infundía aquella zona del arrabal, no había podido evitar acercarse para saber quién era aquel que tantos conocimientos guardaba sobre él y su pasado. Acarició el misal, recordando el puñal que escondía entre sus vacías tapas. Hacía demasiado que no lo usaba, casi tanto como llevaba en la ciudad. Había llegado hasta Alcanatiz huyendo de todo y todos, alejándose de su familia, su religión y la justicia, con la esperanza de cruzar a África, junto a las tropas del rey Alfonso. Pero el monarca había enfermado de mente y de cuerpo, y aún estaba postrado bajo las piedras del Alcazar de Sevilla, rogando a Dios porque su hijo le permitiera gobernar.

Dios es justo con los injustos, se había dicho Antón y le había dado la posibilidad de redimir sus pecados en el nuevo monasterio de Santa María do Porto. Había ayudado a su construcción, deseando hacerse con las monedas suficientes para comprar armas y embarcar en las naves de Alfonso. Pero cuando vio que el rey jamás cumpliría su sueño, trabajó por un fin distinto y entró a formar parte de los legos hasta ser trasladado a Cádiz para servir al Obispo en la catedral de Santa Cruz. Diez años habían pasado, creyó que nadie hablaría jamás de su pasado. Y la tarde anterior, aquel pequeño pedazo de pellejo, le recordó quien era y porque había viajado hasta allí.

La sonrisa del soldado le heló el alma y dio gracias a Dios porque las sombras ocultasen su miedo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Tú no eres de Cádi' ni na'

Esto que voy a decir no es muy usual en mi tierra. Pero es mi realidad, única e intransferible. Soy gaditano, sí. He nacido en esta tierra y la amo como pocos. Me gusta su historia, su cultura y su gastronomía. Su mar y su monte, su bahía y su provincia. Hasta soy cadista de corazón y carnet: pero no me gusta el carnaval. No, al menos, el que ahora vivimos.

Me gustaba cuando íbamos a escuchar coplas, sabiendo que estos tres días eran los únicos en los que podríamos hacerlo. Me gustaba cuando el Carnaval era Carnaval y no una especie de cáncer que se ramifica por el día a día de mi ciudad hasta cubrirlo todo. Desde batallas de coplas en agosto, hasta el carnaval de julio, pasando por festivales de jazz carnavalesco. Que hay una boda, carnaval. Que hay una fiesta: carnaval. Que toca flamenco, seguro que algún carnavalero sabe cantar y aunque sea buen cantaor sacamos su lado comparsista.
Por eso, este año, decidí que solo saldría en carnavales si el trabajo me empujaba a ello. Pero el d…