De promesas

El otro día me hicieron una petición dificil de rechazar. Porque quien la hacía es uno de esos seis personajillos que logran de mí lo que quieren. Y cuando tu sobrina, extendiendo sus brazos todo lo que puede, te mira y te dice "Goli, no puedo abrazarte" no puedes negarte a realizar una promesa. Y la cumpliré: adelgazaré, pero solo hasta el punto justo en el que sus brazos sean capaz de rodearme.


Claro que, como la niña está en edad de crecer, puede ser que no pierda peso alguno.

Comentarios

INÉS ha dicho que…
Javi, Hace algún tiempo que quería decítelo, te pareces fisicamente e intelectualmente, a Cesar Vidal, (otra persona genial) ¿no te lo había dicho nunca?

PD.- Ya sé Javi, que éste comentario mío, no tiene nada que ver con lo que has puesto hoy en tu artículo, pero el mío es también de la vida real no?
Javi Fornell ha dicho que…
gracias... Intelectualmente me parece un fuera de serie, fisicamente como que no es nada del otro mundo, como yo, jajajaja.

Pero creo que estoy muy lejos de él

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera