Ir al contenido principal

Capítulo I. El quesito gris

Desde este momento, cualquier parecido con la realidad, cualquier similitud con personas o sucesos reales, será fruto de sus perturbadas mentes.
_________________________________________________________________________________


Estábamos sentados en las antiguas pistas de la urbanización, recordando nuestros años de infancia cuando pasábamos noches como aquellas comiendo pipas y contando batallas más o menos reales sobre nuestras conquistas en la noche de la urbanización. Como era normal en reuniones como aquellas, estábamos casi todos los que siempre conformamos el grupo hablando de un presente que ya se movía en la treintena de años. El amor había llegado para algunos y había huido de otros pero, sobre todo, no había logrado arraigar y entrelazar a ninguno de los miembros del grupo. Y en eso estábamos, debatiendo que razones existieron para evitar nuestra propia endogamia.

-Yo siempre creí que algunos acabarían juntos como esos dos… -Hispana no continuó, mirando a su marido que parecía no comprender como todos sabíamos a quiénes se refería.
-Podría haber sido, hacían buena pareja –concluyó Natalia- pero el amor es inesperado, sorpresivo y sorprendente. Está donde menos lo espera y jamás donde debiera estar.
-Desde que estás enamorada no hay quién te aguante, mamarracha- Bea reía mientras veía como Irene y yo mismo, hacíamos corazones con los dedos entorno a Natalia. –Pero es verdad, tenían que haber terminado juntos.
-¡Que va! Eran muy diferentes, como la noche y el día- dijo Antonio que siempre había sido buen amigo de él- Ella le manejaba, pero tarde o temprano tenía que romperse por algún lado.
-Lo curioso-dije mientras abría un corazón sobre el rostro de Natalia- es que no hemos sido endogámicos. Aquí se liaron muchos con muchas y a la inversa, pero ni uno solo ha durado.
-Tampoco tantos, ¡eh!- respondió Jaime mientras se liaba un cigarro- que aquí fuisteis muy católicos todos.
-¿Al final siempre tenemos que hablar de Iglesia?- le pregunté mientras los demás desviaban la mirada y nos dejaban debatir durante casi una hora antes de que, con una sonrisa, pidiéramos una nueva cerveza y volviéramos al redil.

Para entonces la conversación había derivado a la seriedad imperante en nuestro grupo, lo buen partido que éramos: jóvenes, cultos, trabajadores, guapos y alguno hasta alto. La cream de la cream en esto de los treinteañeros, vamos. Y allí estaban ellos, hablando de la crisis imperante en nuestra sociedad, con toda la solemnidad que la situación requería. No en vano, nuestro grupo se había dispersado por Europa en busca de un futuro mejor.

-Ha vuelto a pasar- Dani apareció de pronto, de la nada, de las sombras, con pasmosa solemnidad- ¡No os lo vais a creer! Me he vuelto a comer un quesito gris.

Todos comenzamos a reír. Yo el que más, recordando aquel primer recuerdo que guardaba de Dani, allí mismo pero en otras circunstancias. Habrían pasado unos 15 años desde entonces, desde que nos sentábamos a la sombra del frontón a comer pipas hasta las intempestivas 12 de la noche. Fue entonces cuando Dani, un tipo bonachón, divertido hasta límites insospechados y grandísimo amigo en general, nos contó su aventura con el quesito gris. Aquel pequeño trozo de queso del caserío debía llevar demasiado tiempo en el frigorífico y había tomado ya un color grisáceo propio de hongos, esos mismos que hicieron que nuestro amigo acabará convertido en hombre-lobo.

-Sí, muy serios- y todos reímos recordando la solemne seguridad con la que el niño Dani nos narró como se había transformado y la solemne seriedad con la que el adulto Dani nos anunciaba que todo había vuelto a pasar.

Comentarios

Daniel ha dicho que…
quesitos grises a un lado,ultimamente estoy más hombre lobo que nunca, lo cual da tela de calor en agosto....
Javi Fornell ha dicho que…
¿y tu quién eres? perturbado, más que perturbado.... ahí no hay ni una pizca de verdad.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Elisa Serna -- Esta gente qué querrá

Llamaron de madrugada.
Toda la casa está en calma.
La madre les sale a abrir
arrebujada en la bata.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Preguntaron por el hijo.
El hijo duerme en la cama
y al oir las fuertes voces
de golpe se despertaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Lleva días sin hablar,
por las noches se inquietaba
esperando con temor
que una mañana llamaran.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

La madre nunca ha sabido
por lo que el hijo luchaba
y que en la Universidad
su compromiso afirmaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

No sabe cómo escapar,
el miedo le torturaba,
después de abrirse la puerta
él caerá por la ventana.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Hay momentos de tensión
nadie dice una palabra,
la madre que entra después
grita y llora desgarrada.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Llamaron de madrugada.
La ley una hora señala.
Muerto el estudiante está.
Fue un golpe al filo del alba.
¿Esta …