Ir al contenido principal

Miedos

¿Se han preguntado alguna vez que sentido tiene estar conectado 24 horas a internet? Últimamente si me hago esa pregunta, tal vez porque paso demasiadas horas cerca de un ordenador. Demasiadas horas entrando en facebook, por ejemplo, o en twitter, o en linkedln me llevan a meditar mucho sobre nuestra existencia.

Nos hemos vinculado a un  mundo irreal, ficticio y virtual, el que casi nada es lo que parece y todos ocultan algo. Desde una foto de perfil hasta nick esconden los complejos, miedos y vergüenzas de cada cual. Todos buscamos mostrar una cultura e inteligencia superior a la que poseemos, acudiendo a páginas de citas celebres o traductores para que nuestros textos rezumen snobismo. Pero, en el fondo, nunca sabremos qué dijo quien, y mucho menos quién era ese quien.

Y es que Internet ha transformado nuestra sociedad. Son muchas las buenas cosas que ha traído -¡que mejor que recuperar amistades pasadas o lograr mantenerlas vivas a pesar de la lejanía-. Y yo no hablaré mal de las riquezas y potencialidades de la red, pues he vivido en carne propia la experiencia  de ser descubierto por una editorial, pero me da miedo que acabemos viviendo en un mundo virtual en el que los niños pierdan su infancia pegados a una maquina y no conozcan lo que es pegarle una patada a una piedra, caerse de la bici mil veces para volver a montarse, pasar las horas en la calle o en casa de algún amigo no haciendo más que no hacer nada. 


Me da miedo que el mundo en el que crezcan mis sobrinos sea el de la generación tuenti, con vidas narradas y mostradas en redes sociales, pero que no lleguen jamás a conocer a sus amigos hasta el punto que cualquiera de nosotros hemos llegado a conocernos.

Me da miedo que la virtualidad nos convierta en esclavos de un teclado y de una vida falsa, vacía y triste.

Comentarios

Nita ha dicho que…
"Me Gusta"
INÉS ha dicho que…
Esa reflexión que has hecho Javi, nos la hacemos millones de personas que cada día nos sentamos ante un ordenador,éste invento al igual que otros a lo largo de la historia, tiene sus pros y sus contras, y como soy una persona positiva, quiero creer que tiene más ventajas que inconvenientes, siempre que no nos lleve al extremo de crearnos una dependencia. Además ete mundo virtual, jamás podrá sutituir una mirada, una caricia, un buen partido de futbol, baloncesto en vivo, el olor de un chuletón en una barbacoa, el sabor de un finito, el olor al mar de cadiz,¨
y esa capacidad de crear del ser humano, que no Javi, que fuera miedos!!! lo que hay ahí fuera, en el mundo real, siempre será millones de veces mejor, que sentarnos aquí y viajar sin movernos de nuestro sillón oir éste mundo virtual.

PD.- Se me olvidaba... y ese olorcillo del pescaíto en adobo a cómo que no se encuentra aquí?
alejandra ha dicho que…
Bueno, cada generación tiene lo suyo, seguro que nuestros padres temían porque nosotros fueramos niños de videoconsolas y no de muñecas...
Javi Fornell ha dicho que…
El miedo no es a "las nuevas tecnologías" -ya he dicho muchas veces que son positivas- sino al abuso de ellas y al hecho de que muchos críos no saben jugar al fútbol si no es tras los mandos de una consola. Y no saben nada de sus amigos más que lo que muestran las fotos de sus perfiles.

O, por ejemplo, cuando escucho a un niño de 10 años decir "tengo un amigo en Munich" con el que juego todos los días. Me da miedo que se pierda la amistad tal y como yo la concibo, que puede no ser la mejor forma y muchas veces también la vida real te hace creer ver amigos dónde no hay más que photoshop. Pero, al menos, nosotros teníamos un contacto con nuestros amigos que muchos niños de hoy no tienen y que puede ir a peor.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…