Ir al contenido principal

La llegada a Burgos

El rey mejoró y a finales del invierno la corte de Sevilla descubrió con estupor que el monarca había decidido abandonar su amada ciudad y marchar al norte para recorrer el reino y convocar Cortes. Alburquerque, verdadera cabeza del reino durante la enfermedad del rey se mostraba temeroso y alegre en partes iguales. El rey había recuperado la salud; la reina María había abandonado la ciudad y había marchado a Talavera, Leonor continuaba presa en Sevilla y Fabrique, el menor de los gemelos bastardos, había vuelto a sus posesiones que la orden de Santiago poseía en Llerena. Esa, precisamente, sería la primera parada de la comitiva real.

Pero Fabrique se plegó a los deseos del rey y ofreció su lealtad y la de la orden al monarca y la comitiva pudo seguir hacia Burgos creyendo acabados los focos de resistencia surgidos durante la enfermedad de don Pedro. Fue entonces cuando el monarca mandó llamar a Cristóbal y encomendándole que trasladará a Leonor hasta Talavera.

-¿Estáis seguro, mi señor, que deseáis llevarla junto a vuestra madre?- preguntó Cristóbal.
-No sois quién para enjuiciar las decisiones de vuestro rey- Pedro se mostraba irascible, como otras muchas veces a lo largo de su vida.

Cristóbal acato la orden, sabiendo que el envío de Leonor a Talavera conllevaría la peor de las condenas. Y no se equivocaba. Aún no había llegado la comitiva a Burgos, cuando un mensajero alcanzó a Cristóbal en el camino de regreso: Doña María había ordenador asesinar a Leonor y la matanza se había llevado a cabo. “El rey”, pensó Cristóbal “sabía lo que hacía. Ha eliminado a su peor rival al trono y todos creerán que fue el despecho de la reina madre ante la llegada de la amante de su esposo lo que llevó al trágico final”.

Pero jamás pensó que aquel inteligente paso del monarca pudiera ser seguido un acto de crueldad como el vivido en Burgos. Garci Laso de la Vega se había hecho fuerte en la ciudad y el monarca ordenó tomar la ciudad por las armas. Cristóbal, recién llegado de Talavera a Celada, dónde el rey había recibido al sobrino de Garci Laso, fue colocado al frente de los hombres y se lanzó a la conquista de la judería. A sangre y fuego atravesaron las murallas de la ciudad y se encaminaron hasta el gueto con el objetivo de asegurar la seguridad del rey a su llegada a la ciudad. La guerra se extendió por calles y callejones cuando los burgaleses, fieles a su señor, se enfrentaron a las tropas del rey. Cuando finalmente la judería estuvo en posesión de las tropas castellanas y Garci Laso apresado, don Pedro entró en la ciudad. Era sábado 21 de mayo de 1351 y el rey ordenaba llevar a Garci Laso hasta la casa que habitaría. Allí, reunido con Alburquerque, dictó sentencia y en la mañana del domingo 22 de mayo ejecutada.

Pocos fueron los hombres que pudieron seguir la ejecución sin apartar la mirada. Ninguna mujer o niño soportó la cruel justicia. Garci Laso de la Vega fue ejecutado en la plaza y su cuerpo tirado bajo los toros que aquel funesto día debían correrse en la fiesta burgalesa. El rey observaba extasiado el macabro espectáculo, y Juan de Alburqueque fijo su mirada en Cristóbal. No eran necesarias las palabras, ambos hombres habían visto crecer al monarca y conocían sus ataques de crueldad. Pero aquel 22 de mayo, los burgaleses descubrieron con horror el verdadero rostro del rey y, con los restos del Garci Laso adornando las murallas, el aviso se extendió a todas las ciudades, villas y castillos del reino. Don Pedro I no mostraría piedad con sus enemigos y hacía gala de su fuerza ante sus opositores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…