Ir al contenido principal

Juan José Ruiz de Apodaca

Uno de los rincones más hermosos de Cádiz es, sin lugar a dudas, la Alameda Apodaca. Lo que quizá pocos conozcan el origen del nombre, que proviene Juan José Ruiz de Apodaca y Eliza Gastón de Iriarte López de Letona y Lasquetti. I Conde del Venadito, 61º y antepenúltimo virrey de la Nueva España. 

Nacido en una familia de mercaderes adinerados entró en la Armada como guardiamarina en la Compañía del Departamento de Cádiz en 1767 y con 15 años embarcó en el navío corsario San Lorenzo y posteriormente en el Triunfante. En 1770, ya como alférez, realiza su primer viaje a América, iniciando una relación que le llevará a lo más alto del escalafón español al otro lado del Atlántico. Pero su vida militar –siempre vinculada a la Armada- le devolverá a Cádiz y durante la guerra con los ingleses participará en las luchas del Estrecho de Gibraltar. Su vida cambiará definitivamente en 1781 cuando sea ascendido a capitán y se le otorgué el mando de la fragata Nuestra Señora de la Asunción, con la que –terminada la guerra- navega hasta Filipinas para llevar la noticia de la paz.

En 1796 se reinicia la guerra con los ingleses y será entonces cuando se produzca uno de los acontecimientos más importantes en la vida de Apodaca. Se vio rodeado por la escuadra de Jervis en el cabo de San Vicente, pero aprovechando la niebla del amanecer logró escapar y buscar refugio en la ría de Vigo. Perseguido por los británicos se le solicitó rendición pero, en vez de acobardarse, dejó que el parlamentario británico observara las defensas que estaba realizando ante las cuales la escuadra británica salió de la ría. Pero Juan José Ruiz de Apodaca decidió perseguirlo y logró capturar una de las naves inglesas. Ante su hazaña el gobierno le ordenó marchar a Ferrol, bloqueado por una escuadra enemiga que, pese a todo, fue burlada y Apodaca arribó al puerto, donde tuvo que abandonar el barco por el mal estado en el que había quedado.

En de marzo de 1807, después de haber navegado por todo el Mediterráneo a bordo de diferentes navíos y de haber ocupado la dirección del Arsenal de la Carraraca, se le concedió el mando de la escuadra del Océano y en 1808 logró vencer la escuadra francesa del almirante Rosily. En enero de 1809 fue enviado a Londres para entablar negociaciones de paz y crear una alianza para luchar contra el invasor francés que culminaron en Tratado de Londres, de 14 de enero de 1809. 

En febrero de 1812 pasó a la isla de Cuba como capitán general y gobernador de La Habana, y en septiembre de 1816 fue nombrado virrey de Nueva España. Pero la lucha por la Independencia ya había comenzado y Apodaca tuvo que enfrentarse a los insurrectos, pero su carácter diplomático pareció acallar la revuelta hasta la llegada de Mina a México. Será en su lucha contra el guerrillero Francisco Javier Mina, al que vencerá, donde obtenga el título de conde del Venadito. Pero en 1820 el virreinato es suprimido por el Gobierno y Apodaca pasa a ser Jefe Político Superior de Nueva España, con un ámbito jurisdiccional mucho más reducido, y en julio de ese mismo año, tras mostrar su desacuerdo con la Constitución del 12 que volvía a estar activa, Apodaca es depuesto en su cargo. Finalmente Apodaca volvió a España, estableciéndose en Madrid donde fallecería en 1835.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…