Ir al contenido principal

Y el verano ya llegó

Me gusta el verano, en parte. Hay otra parte que no tolero. Me gusta porque es la fecha en la que los amigos vuelven a casa y este agosto volverá a reunirse en Roche parte de la Marabunta, esa que anda desperdigada entre París, Edimburgo, Madrid y Alicante. Esos que no importa el tiempo transcurrido desde la última visita para saber que todo sigue igual. Además es el tiempo de sentarse en el porche, a mirar las estrellas mientras la luna asoma temerosa entre los pinos, y leer o hablar con la familia hasta que el sueño vence.


Pero hay otra parte que odio: la de la chabacanería de la camiseta de tirantes y zapatillas a todas horas y en todo sitio. El convertir los meses de verano en un todo vale dónde la educación y el saber estar dejan paso a la zafiedad. No me considero una persona clasista pero no me gusta entrar en un restaurante y tener que comer viendo el pecho –depilado o no- de mi vecino de mesa. Ni tengo necesidad de olfatear el olor de los pies de cualquiera de ellos, pues eso de que el calzado descubierto no huele es un mito, ya que la plantilla se empapa de sudor.

A parte, claro está, de la estética. En estos meses se pierde por completo y no es raro ver a seres vestidos con pantalón pirata (algo que, sobre todo, aborrezco cuando se acompaña de estampados militares), camiseta de tirantes y zapatillas de cuero o similar con los dedos al aire en lugares dónde el resto del año se iría con chaqueta y puede que hasta corbata. 

Así que, amigos míos, me recluiré en Roche soportando a niños de papá con peinados a lo “Meloco” y aires de superioridad sobre los pobres provincianos que sufrimos las inclemencias gaditanas todo el año, porque de esos otros también se podría hablar largo y tendido. Por la falta de educación que desprenden, por el desprecio con el que tratan a los trabajadores de aquí, por el intento de regateo en cada bar o tienda como si cualquiera de ellos fuera un zoco tradicional marroquí. He llegado a escuchar de bocas de estos seres maleducados que Cádiz es tercer mundo. Suelo responder lo mismo: si no les gusta este pequeño rincón, sus precios y su gente, quédense en su casa, soportando el calor en piscinas de agua recalentadas y déjenos a nosotros tranquilos. Pero como no lo harán, solo me queda esperar que el verano pase rápido y con más gloria que pena.

Comentarios

alejandra ha dicho que…
Fornell esta es una de las entradas más feas y más clasistas que he leído en tu blog? acaso los hombres deben ir en camisa y pantalon largo todo el verano? qué hay de malo en los pantalones piratas y en camisetas de tirantas? mi padre es de los que se quita la camiseta y no lo considero ni chabacano ni zafio... en serio, una entrada feísima e insultante...
Javi Fornell ha dicho que…
Bueno Ale, ya te he comentado por otro lado. Es cierto que no queda claro que se refiere a lugares concretos, e igual que he dicho pirata podría haber dicho bermudas o bañador, que tanto me da -y que yo uso a diario pero no para según que sitios-.

Pero me sigue pareciendo una falta de educación entrar en un restaurante (o un teatro, por ejemplo) como si fueras a la playa.

Y si pensar que a cada sitio hay que ir acorde con el sitio es de ser clasista, pues entonces debo serlo.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.