Ir al contenido principal

José Matía Calvo

La ciudad de Cádiz ha contando, a lo largo de su historia, con muchos mecenas casi anónimos. Uno de ellos fue el comerciante vasco José Matia Calvo, nacido en 1806 en Llodio (Álava) y muerto en la ciudad de Cádiz –en la que testó- en 1871. Durante su estancia en Cádiz, habitó en la Plaza Mina, en la esquina de Enrique de las Marinas y San José. Casa que hoy, rehabilitada ya, pertenece a la Junta de Andalucía. Al contrario que otros muchos mercaderes, no fue América el centro de sus riquezas, sino Filipinas, a la que emigraría desde su tierra natal logrando una gran fortuna y fundando la Matía, Menchacatorre y Cía, especializada en sedas. 

Llegó a Cádiz siendo dueño de una flota de fragatas dedicadas al tráfico entre la ciudad y Manila: las fratagas «Colón», «Mariveles», «Bella vascongada», «Teide» y «Cercantes». Ya en Cádiz, en la década de los años cuarenta decide volver a España y se establece en Cádiz dónde poco tiempo después, venderá la compañía para dedicarse a obras de caridad. Y así ocurrió hasta el mismo día de su muerte ya que, soltero y sin hijos, en su testamento (de 29 de mayo de 1871) dejó escrito que su fortuna debía dedicarse a "Recoger y hallar segura subsistencia durante los días de su vida y ser asistidos en sus enfermedades, a los ancianos o impedidos absolutamente para el trabajo”. Siguiendo esa disposición de su testamento comienza la construcción de los aslios del Balón y el otro en la ciudad de San Sebastián. Los albaceas del testamento cumplieron bien la voluntad del finado y el 16 de julio de 1883 bajo los planos y dirección del arquitecto don Cayetano Santolalla comienza la obra del Asilo del Balón, inaugurado en 1885, cuatro años antes del de San Sebastián. Las necesidades del establecimiento para dar amplitud a sus jardines y construir algunas dependencias, hicieron que se le agregaran en 1900 los 348 metros cuadrados que tenía la calle de Cabildo.
Como hemos dicho, comenzó a construirse en 1883, en un antiguo reñidero de gallos y se terminó en 1885. Según una noticia publicada en el Diario de Cádiz Hace 125 años 

“Juicios altamente favorables están emitiendo cuantas personas han acudido a conocer el Asilo de San José, que se ha levantado en el Balón gracias a las disposiciones testamentarias de José Matía Calvo. Estas obras, proyectadas por el arquitecto Santolalla, dieron comienzo en julio de 1883. El Asilo es magnífico por todos los conceptos. En la planta baja hay habitaciones destinadas a las Hermanas de la Caridad, cuartos de baños, despensa, secretaría. En el piso alto están las habitaciones para los albergados, grandes y espaciosas. Muy notable es la capilla del edificio, que cuenta, además, con ricos ornamentos. Los jardines son amplísimos. El obispo, Vicente Calvo y Valero, asegura que se trata de uno de los mejores de España y modelo en su género. Será inaugurado el día de San José”

Tres años después, en 1888, se creaba la Fundación Matía Calvo con el objeto de atender a los enfermos y ancianos que no tuvieran recursos para mantenerse. Aún hoy se mantiene la Fundación, con varios centros especializados (entre ellos un hospital) en el País Vasco. Pero la vinculación de José Matia Calvo con la ciudad no terminó en 1888 y a día de hoy, tal y como mandó el comerciante vasco, la Fundación reserva plaza para aquellos gaditanos o vecinos de Cádiz.

Pocos recuerdos quedan en Cádiz de este insigne vecino, entre ellos la Residencia de mayores José Matia Calvo (heredera del centro asistencial del Balón, aunque ahora en otras manos).

Comentarios

INÉS ha dicho que…
MUCHÍSIMASSSSSSSSSSSS GRACIAS, no solo eres un magnífico escritor,e investigador,(detective de la historia) como me gusta llamarte, sino que además eres un encanto de persona. MUCHÍSIMAS GRACIAS de verdad Javi Fornell, por atender mi petición sobre José Matía Calvo, le has hecho un homenaje a un hombre que tanto amó a Cádiz.
Javi Fornell ha dicho que…
Me voy a poner colorado, jajaja. Realmente es un personaje interesante que no conocía y para que esperar más tiempo en colgar su historia.
Eider ha dicho que…
Gracias Javi por esta historia. Soy enfermera y acabo de empezar a trabajar en en el hospital que tiene la Fundación Matia de San Sebastián y tenía curiosidad por conocer sus orígenes. Da gusto ver que la compasión llegó también a Cádiz, y que en ambos lugares haya echado raíces.
Javier Fornell ha dicho que…
Muchas gracias por tu comentario, Eider.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.