Ir al contenido principal

El incio del reinado

Cristóbal acudió a la alcoba del de Alburquerque, en el alcázar, que habitase desde la coronación del joven Pedro como rey. El mismo día que el monarca se ceñía la corona, Cristobal partió a recorrer el reino, buscando apoyos y detractores de Pedro. Leonor había buscado refugio fuera de Sevilla, pero finalmente se había visto obligada a regresar a la ciudad, mientras sus hijos Enrique y Fabrique se hacían fuertes en Algeciras. Además, las órdenes militares se mantenían al lado de Leonor y algunos señores fronterizos se habían encerrado en sus castillos. Aún así, eran mayoría los que se habían posicionado al lado del rey.

-Duque –dijo abrazando al del Alburquerque tras entrar en la estancia-, las nuevas son positivas. Pedro tiene más amigos que enemigos.
-Al menos una buena noticia- respondió abatido el valido del rey.
-¿Por qué decís eso, mi señor?
-El tesoro se está vaciando y no podremos comprar mercedes.
-No importará, Juan, tenemos a los hombres de nuestro lado.
-Leonor controla a las órdenes militares, no importa lo que Pedro crea: no debería olvidar que Fabrique –dijo refiriéndose a uno de los gemelos de Leonor- es maestre de Santiago y que el de Alcantara sigue al lado de esa maldita mujer. Además, Albornoz no parece muy contento con Pedro y corren rumores de que marchará a Roma a buscar apoyo del Santo Padre para derrocarlo, pues no comparte el estilo de vida disoluto de nuestro joven soberano. Y Nuño de Lara, el de Vizcaya, se ha declarado en rebeldía mientras los Adelantados están siendo sustituidos. Pero lo peor es que el rey ha decidido otorgar la Frontera a su primo el infante de Aragón…
-Ha metido al lobo entre las ovejas.
-Y las ciudades están acudiendo a la corte para solicitar al rey que confirme sus privilegios; y los nobles hacen lo mismo aprovechando la debilidad del monarca, así que las arcas no se llenarán.
-Pese a todo ello podrá mantener la corona sin problemas.
-El rey está enfermo.

Cristóbal guardó silencio. No esperaba aquella respuesta pero al instante comprendió la gravedad de la situación.

-¿Peste?- preguntó.
-No lo quiera Nuestro Señor- repuso el del Alburquerque- pero los males enferman al rey y Leonor comienza a mover sus hilos aquí en Sevilla.
-Debiéramos enviarla lejos.
-Así lo ha ordenado el rey, marchará a las tierras de Dª María, la reina.
-Dios la proteja- concluyó Cristóbal previendo lo que estaba por llegar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.