Ir al contenido principal

De políticos y políticas

Hoy tenía que entrar una nueva entrada sobre Pedro I, pero me lo salto porque estoy indignado. ¡Indignadísimo! Estoy por ir a sentarme en la puerta de la casa de Leire Pajín, porque señora ministra ¡esto no se hace! Vale que prohíban el tabaco en interiores y que no nos dejen dormir con los fumadores en la puerta de los bares. Vale que nos prohíban ir a 120 Km/h por las carreteras y que ahora llegue siempre tarde. Vale, incluso, que nos casquen una multa de 3000€ por lanzarle piropos a las féminas aunque esta sea la de uno. Todo eso puedo llegar a aceptarlo. Pero eso que aprobó ayer no.

Hablan de igualdad, de tratar a todos los colectivos por igual. De igualdad de género, raza y orientación sexual, pero marginan a aquellos con otra orientación gastronómica. ¿Prohibir vender bollería y bebidas en los colegios? Eso, señora ministra, no es trabajar a favor de la igualdad: es decirle a los críos gorditos –y yo lo fui, ahora soy gordo adulto- que ser gordo es un crimen, que es mejor que dejen de comer, se pongan a correr y adelgacen como sea porque son una peste para nuestra sociedad, tanto que se debe perseguir en los colegios. Y eso, acaba fomentando enfermedades mucho más peligrosas que la obesidad.

Prohibiendo, señora ministra, no se consigue terminar con la ¿lacra? de la obesidad infantil, solo conseguirán marginar aún más a quienes ya reciben insultos por el mero hecho de no ser gorditos. Muchos de ellos, además, lo son por constitución (o genética, que se llama ahora) y no por comer. Pero eso, claro, ya lo sabe usted como Ministra de Sanidad que es.

Así que hoy estoy indignado con este gobierno que en vez de preocuparse por la situación de nuestro país, se dedica a medidas tan absurdas como “gordofobas” en vez de tener una política coherente en sanidad y educación. Ya se sabe: mejor prohibir que enseñar, que si se enseña la gente puede pensar por sí sola.

Comentarios

Nita ha dicho que…
Q drástico me pareces! Te doy la razón en que prohibir no es la solución. La solución es la educación y enseñar buenos hábitos alimentarios, pero no es por imagen sino por salud. La bollería industrial lleva muchísimas porquerías!
Javier Fornell ha dicho que…
¿Y qué no? Te recuerdo que la gente está muriendo en Alemanía por culpa de los brotes de soja. En este mundo lamentablemente, nada es sano.

Y prohibir (también las bebidas "gaseosas") los bollos en los colegios no va a evitar la obesidad infantil, sobre todo sino va acompañado de una educación alimentaría y si las mamás siguen comprando los bollos en la barraca de enfrente.

Dicho eso: se prohibe aquello ilegal y de consecuencias nocivas ¿realmente ser gordito con 12-13 años es un censurable? Así solo se consiguen niños y niñas intentando seguir unos canones de belleza igual de insanos: el de la talla 34
iNÉS ha dicho que…
En primer lugar, la señorita Pajin,no debería ser ministra de sanidad porque no tiene conocimientos ninguno de medicina ni nada que se le parezca, así, que su criterio de lo que se debe comer o no, me dice muy poco, cierto,que desde los hogares y en los colegios se les debe ir educando a los niños desde pequeños a comer sano, pero de eso a que casi por decreto se les prohiba comer eso o aquello...

por favor, me gustaría poner un cartel muy grande que dijera:

SE PROHIBE PROHIBIR.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Shutter Island

En febrero pasado acudí a ver “Shutter Island”, de Martín Scorsese y salí tan confuso que me dije a mí mismo que debía leer el libro de Dennis Lehane. Reconozco que conocía la obra de Lehane por la magnífica novela “Mystic River”, que llevase al cine Clint Eastwood sin alcanzar el nivel del libro, así que no me daba ningún miedo acercarme a “Shutter Island”. Las obras de Lehane están cargadas de pesimismo y de un halo de oscuridad que cubre la humanidad de las personas y que, les reconozco, me gusta en las novelas que leo. Así que, poco después de ver la película, me hice con la novela pero por esas manías que solemos tener los lectores no ha sido hasta ahora cuando la he leído.
Pensé que la novela podría solucionar algunas de las dudas que me había generado la brillante adaptación de Scorsese, pero todo lo contrario. La novela, aún más intrigante y enrevesada, parece mostrarnos que Teddy Daniels está cuerdo. Eso parece indicarnos todo. Cada paso dado, cada persona que habla con Teddy,…