Ir al contenido principal

¡Indignados!

¡Indignado! gritan muchos desde sus blogs y twitters. ¡Indignados! comentan fotos en facebook o en webs nacionales. ¡Indignados! pero desde el salón de sus casas, sentados cómodamente tras el ordenador se hacen participes de una revolución ciudadana que ha perdido el norte en las acampadas.

Y no es que esté en contra del movimiento, simplemente creo que se están tomando medidas erróneas. Para bien o para mal nuestro sistema se basa en un marco común que nos da las herramientas adecuadas. El pueblo, los ciudadanos, tiene opción de elegir a sus representantes (más allá de una ley electoral que hace aguas y que motiva que mi voto no valga lo mismo que el de un catalán, por ejemplo) y si salen "siempre los mismos" es porque se vota siempre a los mismos. Pero eso no puede ser usado para decir que los ciudadanos son unos ignorantes (como he llegado a oír), pues el votante es libre de ir y votar a quien desee, aunque no sea de nuestro gusto.

Por otro lado, esa misma constitución abre una puerta a la proposición de leyes por los ciudadanos. Y es cierto que luego necesitan el refrendo del parlamento pero ¿qué partido en su sano juicio votaría contra una ley apoyada por 10 millones de españoles? ¿porqué, en vez de acampar, no se comienza a realizar una propuesta seria de reforma legislativa sobre partidos?

La respuesta es sencilla: las acampadas y los indignados virtuales han terminado tomando partido por un "lado", pasear por Sol o echar un ojo a cualquiera de las acampadas significa, por ejemplo, ver banderas republicanas lo que ya deja fuera del movimiento a un amplio sector de la población. Se pide el voto para los partidos minoritarios, pero habría que estudiar por qué lo son. Y quizá veríamos que sus propuestas se pierden en lo utópico dejando de lado los problemas reales de nuestra sociedad. Si hoy se ha producido el movimiento 15-M no es porque de pronto haya nacido una conciencia reivindicativa, ni siquiera al calor de las revueltas árabes, como algunos han querido hacer ver; sino porque la situación ha llegado a un punto en el que el español de a píe, que ha perdido su trabajo, que no llega a fin de mes, que ve que la burbuja en la que vivía muy por encima de sus posibilidades ha reventado,... y necesita expulsar la rabia contenida llenando las plazas de acampados.

Pero, desgraciadamente, el espíritu inicial se perdió (ahora parece haberse recuperado) y el manifiesto publicado el 22-M llegaba a producir risa entre los que lo leíamos: se obviaban los grandes problemas de nuestro país y se adentraban en la ley Sinde o en la petición de la reducción de jornada para que trabajen el doble de trabajadores (¡¿COMO?!)

Y eso me hace pensar que el gran problema de este país, y ese si me indigna, es que la ciudadanía ha estado dormida, dejando que otros piensen por ellos y asumiendo sus derechos pero nos sus obligaciones y responsabilidades. Se habla de los bancos pero ¿cuántos no han ido a comprar o pedir hipotecas sabiendo que no podrían pagarlo y con la mentalidad de "ya lo venderé cuando no pueda? Cierto, los bancos han dado los prestamos, pero está en cada uno ser responsable de sus actos. 

Se habla de trabajo pero ¿se han formado para trabajar?. Recuerdo cuando recién llegado a mi trabajo actual un compañero me decía enfadado que una tercera persona le había dicho que porqué no contrataba a su hija que para "lo que él hacía, sentado en el ordenador y ordenando libros" su hija también podría. Claro que obviaba que este compañero, además de una carrera, posee dos masters es Gestión de Patrimonio y que, conmigo, se pasó años trabajando sin cobrar para lograr una experiencia que le abriese puertas. Claro, es más sencillo sentarse en el sofá, indignarse y pedir a los políticos que cambien las leyes para que, ahora que se quedan sin subvenciones a la vagancia, puedan trabajar como los demás. Pero antes, cuando el resto se formaba para el futuro, muchos de ellos se sentaban a verlas venir.

Una de las criticas que se hacen a los acampados es que son "perro-flautas" pero ¿cuantos hay así en ellas? gente que con 30 años ni ha terminado la carrera ni ha trabajado nunca y que ahora se indignan. Es más, si trabajaran ¿podrían estar allí?.

Aunque una cosa es cierta: esta sociedad necesita cambiar y el movimiento inicial 15-M es bueno, pero se ha perdido el espíritu real. Al resto, nos toca posicionarnos y decir las cosas claras, pero no solo desde el ciberespacio: hay que trabajar por cambiar los cosas, el problema, me temo, radicará en "el trabajar"

Comentarios

Natalia ha dicho que…
muy buena entrada Catan!

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.