Ir al contenido principal

Domingo de Carnaval

Los padres de Cholo llegaron más tarde lo previsto y Navarro estuvo esperando su llegada hasta bien entrada la noche. Llamó a casa, para avisar a su mujer de que no iría a dormir; ella ya estaba acostumbrada a que el inspector pusiera el trabajo por delante de la familia, pero esta vez comprendió que no debía molestarse y que la muerte del joven afectaba a su marido más de lo normal.

Navarro recibió a los padres de Cholo en la escalera de acceso a la comisaria y los introdujo en una pequeña sala con sofás marrones y una vieja televisión que pocas veces se usaba y les pidió que esperasen mientras llamaban a su hijo. Los observó, intentando comprender porque el joven les tenía tanto miedo. Ella era una mujer relativamente joven para tener un hijo veinteañero, no aparentaba más de cuarenta años, llevaba una larga cabellera morena muy cuidada, que le caía en tirabuzones sobre el rostro, demasiado blanquecino y en el que destacaban los labios y pómulos operados. Debía haber sido muy guapa, pero después de las operaciones solo sus ojos resaltaban sobre un rostro excesivamente común. Vestía un traje negro ajustado y grandes tacones.

Su marido era bastante mayor que ella, quizás hubiera cumplido los sesenta, pero se mantenía en forma. Navarro sonrió pensando en la cantidad de parejas que había visto así: ellas operadas para intentar mantener una juventud que se escapaba con cada inyección de botox; y ellos cuidando su cuerpo para mantenerse atractivos para ellas. Pero en la mayor parte de los casos era el dinero que ellos poseían el mayor atractivo. Y en esta familia, parecía no cambiar mucho de su experiencia propia. Pero había algo más en él. Algo que no lograba descifrar y eso no le gustaba. Y cuando entró Cholo en la habitación sus sospechas aumentaron. El joven, cabizbajo, no miró ni una sola vez a su padre, se acercó a su madre y la tomó de la mano.

-Perdona -dijo excusandose- sé que no querías que viniera pero ¡todos iban a venir!
-Y ya has visto lo que ha pasado ¿no? Tu amigo está muerto -el joven apoyo la cabeza en el hombro de su madre y se echó a llorar mientras el padre continuaba su reprimenda- Cuando te digo que no me gusta que salgas con esa gente es por algo, es por tu bien. No por gusto. Es que no te convienen. Sabía que algún día pasaría algo así.
-¿Sabía que algún día moriría asesinado un amigo de su hijo?-Navarro intervino en la conversación.
-No es mi hijo -“Eso es”, pensó Navarro, “aquí está lo que no cuadra” - Y esos amigos suyos siempre estaban metiéndose en problemas. Con lo buen chico que eres...

La voz del hombre había cambiado, mostró ternura, quizá algo más, cuando acercó su mano al rostro de Cholo para secarle las lagrimas. Y fue entonces cuando el joven reaccionó. Levantó la cabeza y susurró un leve “perdona por mentirte” pero sus ojos decía mucho más que sus palabras. Navarro no podía creer lo que veía en ellos pues notó en la mirada del hombre pasión y locura, pero esa misma pasión la encontró en Cholo. Pero aquello no podía ser, era antinatural y aún así estaba seguro de ello. Dejó que los ánimos se calmaran y fue hablando con los padres de la situación y de que necesitaban de la presencia del joven en la ciudad para continuar la investigación. Durante la conversación observó cada gestos, cada mirada, cada leve inclinación de cabeza y, cuando la mujer pidió permiso para salir al servicio, preguntó:

-¿están liados, verdad?

Cholo miró a su padrastro y su rostro se tornó rojo de vergüenza. El hombre levantó los ojos, airado, y señalando con su dedo a Navarro le amenazó:

-Eso no tiene relevancia para el caso.
-Han matado a un chico, que resulta que es amigo de tu hijastro y ¿amante?- preguntó Navarro- todo tiene relevancia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.