Conversaciones de media noche

Estupefacto me quedé cuando la chica rubia, con raftas, ojos increíbles y porro en la mano que se sentaba junto a mí en la línea2 del metro-búho de Madrid comenzó a hablarme con voz sorprendentemente dulce a eso de las 4 de la mañana del ya domingo electoral. Primero para preguntarme si me molestaba el olor del porro, a lo que yo educadamente respondí con un “que va pisha” a lo que ella respondió “¡yo estuve en Cádiz en Semana Santa!” y comenzamos una larga charla que derivó, como no podía ser menos el día de marras, en las acampadas de Sol y las elecciones generales.

Y fue entonces cuando comprendí cuan peligrosa puede llegar a ser la ignorancia, pues si los indignados de Sol defienden en paz sus ideas y no pocas cuestiones de valor incalculable; algunos de los que con ellos acampan pecan de… ni siquiera sabría definirlo. Y es que, tras un rato de distendida conversación, a punto ya de llegar a su parada, la joven hippija me dejó sin palabras:

-Las cosas van a cambiar –me dijo- tienen que hacerlo. Además, nosotros tenemos que ver nuestra guerra. Bueno, hemos visto muchas por televisión, pero nos toca la nuestra. Cada generación tiene una guerra y a nosotros nos llegará.
-¡No por Dios!- le respondí –deja las guerras para las películas.

Pero ella se fue convencida que una guerra estaba a punto de llegar, que formaba parte del ser humano –como nacer, pagar a Hacienda y morir- y estaba casi feliz de que eso ocurriese. La vi marcharse por la ventanilla, despidiéndose sonriente con la mano mientras yo me que daba allí preguntándome si aquello había sido verdad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera