Ir al contenido principal

Alburquerque

El joven príncipe Pedro corría por la ronda de guardia de las viejas murallas, la pequeña espada brillaba al sol cada vez que la levantaba y, con una voz infantil, gritaba a favor de su padre, el rey. Cristóbal lo observaba, el joven caballero había prometido a Alfonso mantener con vida a su hijo y, cuando este fue enviado con Juan Alfonso de Alburquerque marchó tras él. Ahora el joven príncipe creía ser el señor del castillo y esperaba que Alburquerque y sus hijos se mostraban sumisos. Cristóbal sonrió al ver como Pedro se abalanzaba sobre Martín Gil, el segundo hijo del de Alburquerque y casi seis años mayor que él. Le lanzó una punta, y el chico se defendió dando un paso atrás y golpeando con un palo al príncipe. Pedro se enfadó y mostró la ira que tantas veces le vieran sus amigos y enemigos. Se lanzó hacia adelante, contra las piernas de Martín, intentando tirarlo. Pero su rival era más fuerte y alto y resistió el envite riéndose del príncipe.

-No oses reírte- gritó Pedro con voz chillona- algún día seré tu rey.
-Pero hoy sólo eres el escudero de mi padre.
-¡Soy tu príncipe!

Martín le golpeó antes de lanzar una risotada y lazarse a correr hacía las murallas. Cristóbal los siguió con la mirada, hasta cruzarse con los ojos del conde de Alburquerque. Era canoso y alto, de aspecto regio, el portugués era un hombre inteligente y Cristóbal lo tenía en aprecio. Estaba educando al príncipe como si fuera su propio hijo y no el de su monarca, con mano firme pero con ternura. Era un niño, a veces se mostraba iracundo, irascible y violento, pero la mayor parte del tiempo era risueño y alegre. No echaba en falta a su padre y vivía ajeno a los movimientos de la amante del rey para colocar a sus hermanastros al frente del reino. Pero aún no había necesidad de que supiera que debería luchar por mantener la corona sobre sus hombros.

-Será un buen rey- el conde había llegado junto a Cristóbal- como su padre.
-Y como tu abuelo- dijo el joven recordando al monarca portugués Dionsio I.
-Sin embargo-continuó el de Alburquerque- su carácter me asusta pues en ocasiones parece poseído por el propio diablo.
-Es un niño, Juan;  y además es hijo del rey de Castilla: debe tener carácter.
-No es el carácter lo que me preocupa, sino la crueldad de sus actos.

El maullido, cargado de dolor, atrajo la atención de los hombres hasta Pedro. El niño reía con su voz chillona mientras Martín lo miraba atónito. La sangre había cubierto su espada, la levantaba con ambas manos con el rostro rojo por el esfuerzo, mostrando el gato ensartado en ella como un triunfo inhumano. Juan miró a Cristóbal, y este asintió con la cabeza al entender las últimas palabras del conde.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.