Ir al contenido principal

La Dieta de Luis de Zapata

Hay que ser cabrito, y gordofobo para empujar a los hombres y mujeres de buen comer a hacer cosas como esas. Ya hace tiempo que Felipe II, el austria que gobernó España con mano férrea, dejó de caerme bien. Pero ahora me cae peor, y lo hace porque la pérfida, malevola y maliciosa de su, en otra vida, secretaria y hoy amiga (o eso dice, estas cosas hacen dudar de su amistad) tuvo a mal enviarme la pasada semana un plan dietético usado por el hoy muerto y otrora gordo Don Luis de Zapata, quién considerándose inferior por su gordura y su incapacidad manifiesta para montar a caballo -¡estos gordos siempre queriendo ir en palenque a la guerra!- decidió tomar medidas extremas y nos da su receta para adelgazar. A saber:

1º- Dejar de cenar durante 10 años, después, tal vez, estés ya muerto (de hambre)
2º.- No beber vino, que no está bien eso de ser un gordo borracho, que puede uno rodar por las escaleras de palacio provocando un gran estruendo y, si me apuran, hasta una declaración de guerra como el gordo en cuestión caiga sobre la hermosa princesa-niña prometida con el delgadísimo príncipe de los Austrias mayores.
3º- No tomar cocido, y menos si lleva callos, que para callo el gordo.yYa lo dice el interfecto, la gordura es grandísima fealdad que a la más hermosa mujer afea, y al más gentil varón le desfigura.
La monstrua vestida (son faralaes)
4º- Caminar vendado, pues es de todos sabidos que la gordura es expansión del cuerpo y que mejor manera de evitar expandirse que vendándose cual momia. Total, debo decir, tras quitar cena, vino y cocido, ya se es muerto en vida, cual momia en tumba.
5º.- Dormir con las grebas, no confundir con las Grecas, pues si hablase de hacer tríos podría entenderse, por lo cansado del asunto, pero dormir con la armadura puesta para enflaquecer las piernas es, cuanto menos, complicado en estos tiempos en los que la armadura no suele ser de uno. Yo, por mi parte, he probado a dormir con el yelmo puesto, pero no he logrado adelgazamiento alguno.
6.- Quedarse en la cama todo el día, para estar delgado en la noche. Esto, les digo desde ya, que no funciona. Pues tengo amigos que pasan meses casi sin salir de día, -normalmente coincidiendo con verano, por lo que sustitutyen cama por playa- para salir de noche y no los veo gordos, pero tampoco más delgados.

Pero dice más éste elemento, al expresar que “Los gordos se hacen terrero de graciosos y fisgantes, y son moldes de dichos, de motes y de apodaduras; imposibilitanse para andar en sus pies, y no hay caballo que los sufra ni lleve, y han menester un ingenio para los poner á caballo y descenderlos..." O lo que es lo mismo, Falete en aquella época sería la monstrua vestida de faralaes y tendría su retrato pintado por Velazquez colgado en el Mueso del Prado.

Comentarios

rlfox ha dicho que…
¡Jopeta!

Sigo estricta dieta por aquello del colesterol y los trigliceridos.

¡Con lo majos que “semos” los gordos!
Javi Fornell ha dicho que…
Yo no sigo dieta, ella me sigue, pero por mucho que digan que los gordos somos lentos aún no ha logrado alcanzarme

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.