Ir al contenido principal

Game of Thrones

Peter Dinklage como Tyrion Lannister
Los que me conocen saben que no soy objetivo con Canción de Hielo y Fuego de G.R. Martin. Para mí, y para muchos otros, está historia de corte medieval con algunos elementos fantásticos, es la mejor novela río del siglo XX y muy pronto se convertirá en un clásico –si no lo es ya-. Ahora, la primera novela ha dado el salto a la pequeña pantalla, y con un presupuesto que supera a muchas producciones cinematográficas españolas se obliga a mostrarse a la altura de las expectativas creadas. Sobre todo, porque muchos de los que esperábamos ansiosos el estreno de Game of Thrones conocemos el libro y a sus personajes como si formaran parte de nuestras propias familias.

Pero Games of Thrones cumple las expectativas y las supera. Con una ambientación magnifica y unas interpretaciones muy por encima de la media televisiva, en la que hasta los niños se muestran creíbles, muestra claros signos de convertirse en una serie de culto. La dirección de David Benioff y Dan Weiss ha sabido captar la esencia de esta historia de odios, traiciones, amores, honor –poco-, guerra, sexo y familias, que, además, con la supervisión del propio Martin se hace extremadamente fiel al original. Pero le dotan de una velocidad que, a veces, puede faltar en los libros. La ambientación y la recreación de Invernalia ayuda a dotar la serie de esa velocidad; pero sobre todo la interpretación de actores de la talla Sean Bean (Ned Stark) o Peter Dinklage (Tyrio Lannister) que nos muestran la grandeza o bajeza de todos ellos, la oscuridad y la claridad en esta historia que tanto recuerda la Inglaterra medieval.

Sin duda estamos ante el gran estreno de la temporada, una de las mejores series de la década –y sé que me lanzo a la piscina después de un único capítulo- y una obra imprescindible para todo aquel que disfrute de la buena televisión. ¿No me creen? Échenle un ojo a los primeros 14 minutos de esta magistral serie y luego, si no están de acuerdo conmigo, les acepto que me insulten.

Comentarios

baduljp ha dicho que…
Es una serie extraordinaria desde el primer capitulo me atrapo, excelentes efectos, escenarios, personajes, sin duda Game of thrones es una de las mejores series que hay en la actualidad
Javier Fornell ha dicho que…
Pues si que lo es, y aun así no supera al libro auqnue algunos personajes ganen mucho en la ficción televisiva, como Meñique

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.