La naturaleza esconde muchos secretos. El planeta es un ser vivo, inmenso, sobre el que todos actuamos, que se despereza ante el hombre, que la daña y la maltrata, y nos muestra su fuerza y su grandeza. Es como esa anaconda muerta que ven: tan imponente que da miedo pensar que pueda desperezarse y saltarnos a los ojos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera