Ir al contenido principal

La revolución musulmana

El mundo musulmán arde con la llama de la libertad. A través de internet ha corrido como reguero de pólvora la palabra democracia y los jóvenes norteafricanos, hartos de dictadores blancos consentidos por el primer mundo, se han levantado gritando basta. Desde Marruecos a Irán la revolución ha comenzado. Y nosotros somos testigos privilegiados de ella. Podemos estar ante un suceso que marqué la historia, una “revolución francesa” del siglo XXI que, con sus defectos y aciertos, provoque la caída de regímenes carentes de sentido.

Desgraciadamente no se están repitiendo los modelos de Túnez o Egipto, donde el ejército –en toda revolución los militares juegan un papel fundamental pues controlan los medios de represión- apoyaron a los opositores. En Marruecos, dónde la revuelta puede considerarse aún de light, Mohammed VI ha prometido reformas para acallar a unos y otros; sus medios son fuertes y aún capaces de controlar el movimiento opositor aunque no creo que por mucho tiempo.

Pero, el caso más sangrante, sin duda, es el de Libia. Gadafi, que antaño fue el enemigo a batir por occidente, acabó siendo aceptado como el mal menor que surtía de energía a Europa. Los diversos presidentes occidentales reconocieron su régimen totalitario acogiéndolo en viajes oficiales cargados del boato que tanto gusta a los locos por el poder, la prensa se deshacía en elogios dignificando una dictadura que dejaba de ser considerada tal, al igual que ha ocurrido con Egipto. Ahora, cuando la población libia ha dicho basta, la locura de Gadafi y su familia ha desatado el derramamiento de sangre, solo ayer morían 250 personas (que se sepamos) por la represión de la aviación sobre la población civil. Gadafi ha aprendido del caso egipcio, dónde el ejército, mirando a la cara a los opositores, acabó aliándose con ellos: mejor matar de lejos, donde los rostros se vuelven borrosos.

Y la reacción no se ha hecho esperar, los gobiernos occidentales han levantado la voz con un modesto “por ahí no”, EEUU se dice preparado para intervenir, buscando en las revueltas la fórmula perfecta para entrar en el norte de África y cambiar el sentimiento anti-yanqui existente en el mundo musulmán. Mientras, Gadafi sigue sentado en su trono, la revuelta continua y las banderas de la libertad se alzan a unos cuantos quilómetros al sur. Pero también nosotros debemos alzar la voz y exigir a nuestros gobiernos que apoyen a quienes luchan por conseguir parte de lo que nosotros tenemos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No puedo estar mas de acuerdo...

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Tú no eres de Cádi' ni na'

Esto que voy a decir no es muy usual en mi tierra. Pero es mi realidad, única e intransferible. Soy gaditano, sí. He nacido en esta tierra y la amo como pocos. Me gusta su historia, su cultura y su gastronomía. Su mar y su monte, su bahía y su provincia. Hasta soy cadista de corazón y carnet: pero no me gusta el carnaval. No, al menos, el que ahora vivimos.

Me gustaba cuando íbamos a escuchar coplas, sabiendo que estos tres días eran los únicos en los que podríamos hacerlo. Me gustaba cuando el Carnaval era Carnaval y no una especie de cáncer que se ramifica por el día a día de mi ciudad hasta cubrirlo todo. Desde batallas de coplas en agosto, hasta el carnaval de julio, pasando por festivales de jazz carnavalesco. Que hay una boda, carnaval. Que hay una fiesta: carnaval. Que toca flamenco, seguro que algún carnavalero sabe cantar y aunque sea buen cantaor sacamos su lado comparsista.
Por eso, este año, decidí que solo saldría en carnavales si el trabajo me empujaba a ello. Pero el d…