Ir al contenido principal

Juan I, rey de Castilla

A la muerte de Enrique II el Fratricida, ascendió al trono su hijo Juan I en agosto de 1379, convertido así en el segundo de los reyes de la dinastía de los Trastámara. Y, para mantenerse en el poder, tuvo que pagar las ayudas recibidas por su padre para usurpar el trono, principalmente la de los mercenarios franceses de Bertrand Du Guesclin, y lo harán enviando una parte de la cada vez más poderosa flota castellana a combatir durante la Guerra de los Cien años. Las victorias de la flota se sucedieron durante el reinado de su padre y entre 1377 y 1380, y al mando del almirante castellano Fernando Sánchez de Tovar y del francés Jean de Vienne, llega a las puertas de Londres.

La guerra franco-inglesa marcará el reinado de Juan I, pues sus primas -hijas de Pedro I el Justiciero-, Constanza e Isabel, habían casado con Juan de Gante, duque de Lancaster y con Edmundo de Langley, duque de York, hijos del rey Eduardo III de Inglaterra y hermanos del Príncipe Negro, Eduardo de Woodstock que combatiese en el bando de Pedro en la Guerra Civil castellana que llevó a Enrique II al trono. Ambas hermanas, herederas legítimas de Pedro I, reclamaron el reino desde sus posesiones europeas. El conflicto, que nunca llegó a ser bélico, se solucionó en 1388 pactando el matrimonio de Enrique, heredero de Juan I, con Catalina, hija de Constanza y de Juan de Gante, duque de Láncaster, a quienes se les otorgó la condición de Príncipes de Asturias por el acuerdo de Bayona. Quedaban unidas las dos ramas sucesorias de Alfonso XI, legitimando el poder de los Trastámara y se instauraba el título de Príncipe de Asturias, junto con las rentas del príncipe, pues el territorio asturiano les pertenecía como patrimonio propio.

En 1390, en Burgos, le fue regalado un caballo que acabó con su vida en un accidente hípico, pero su muerte fue ocultada por el Cardenal don Pedro Tenorio para solucionar la regencia hasta la mayoría de edad del príncipe Enrique.

Además, Juan I fue el último monarca castellano en ser coronado solemnemente, y Enrique III lo sería ya por proclamación y aclamación o lo que es lo mismo, una suerte de monarquía parlamentaria donde las cortes ejercerían control sobre el rey, siempre dentro de los límites marcados por el vasallaje.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.