Ir al contenido principal

Aquel San Valentín

El Hetero era profundamente romántico, tanto que María, que por aquellos años continuaba a su lado, comenzaba a desesperarse de los caballerosos detalles de su novio. Y, aquel año, decidió darle una lección, esperando terminar por fin con el envío de cartas, corazones dibujados en sus cuadernos, y peluches en la puerta de la casa.

-Este año, en San Valentín, no le regalo nada- nos dijo María ante nuestra más completa incomprensión- se acabo. No lo aguanto más.

No le respondimos porque, a esas alturas de la película, ninguno de nosotros tenía nada que celebrar los 14 de febrero, al menos nada que recuerde. Lo que si recordamos fue aquel domingo 14 de febrero de mil novecientos ochenta y algo. El Hetero llamó al timbre de casa de mis abuelos a eso de las 10 de la mañana y comenzó su retahíla sobre San Valentín y lo que aquel día significaba: que si era un médico romano, que si se había dedicado a casar a soldados, que si estaba enterrado en Roma, que si vivía en África, y no sé cuantas cosas más que había leído en un viejo libro sobre santos que su abuela guardaba en un cajón. Y, por supuesto, también nos hablaba de aquello que María podría regalarle para terminar siempre con un:

-Con que me dé un beso ya soy feliz.

Pero María cumplía su promesa y ni le daba beso, ni regalo, ni se presentaba ni daba señales de acordarse de que día era. Y el Hetero estaba cada vez más nervioso.

-Se ha olvidado, se ha olvidado de San Valentín- nos lloraba mientras nosotros intentábamos hacernos con unas cervezas, no por olvidar las penas de la soltería con alcohol, sino porque preparábamos la partida de rol de aquella noche.

María, que se había mostrado impasible durante todo el día, finalmente claudicó ante los pesados llantos del Hetero, que a estas alturas ya lloraba abiertamente, y se acercó a darle un casto beso en la mejilla con un:

-Que pesado eres, a ver si te olvidas ya de tanto romanticismo, que eres muuuy pesado.
-Yo soy así, María, siempre he querido ser como Valentín, pero he tenido que lloriquear para conseguir un algo hoy....
-Te lo mereces, tanto el llanto como el beso, porque eres tan pesado como encantador.
-¡Viva el médico que se dedicó a realizar casamientos prohibidos en época de Claudio II!- gritó siendo coreado con un ¡VIVA! Por nuestra parte que pensábamos que eso significaba que comenzaríamos la partida de rol en casa de los abuelos del Hetero… pero nos equivocamos y, como otros tantos 14 de febreros, acabamos solos, sentados en los bancos de Candelaria y esperando que llegase el día 15 para recuperar a nuestros amigos enamorados con un abrazo y un ¡Feliz día post-san valentin!.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.