Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

Suma y sigue

En este blog intento no hablar de política, porque no es el lugar ni yo la persona indicada, pero hoy no puedo más que levantar la voz, y el pie del acelerador, y quejarme por la última e improvisada medida de Zapatero y sus muchachos. Nuestro gobierno parece perder el norte y en su carrera prohibitiva y restrictiva ahora le da por volver la espalda a Europa y baja la velocidad máxima permitida en nuestras carreteras. Cuando en toda Europa los vehículos pueden llegar hasta los 140 km/h (incluso en algunos países la límitación no existe valorandose la distancia de velocidad entre vehículos), en España reducimos la velocidad. Y no puedo dejar de pensar si detrás de todo esto no habrá afán recaudatorio más que otra cosa, pues poco ahorro hay en esos 10 km menos (más ahora que muchos coches poseen una sexta marcha que minimiza el consumo). Sin embargo, durante el tiempo que dure esa medida los radares se pondrán las botas recaudatorias, y sino al tiempo. Y es que el gobierno de Zapatero,

Lady Antebellum - Hello World

Traffic crawls, cell phone calls Talk radio screams at me through my tinted window I see A little girl, rust red minivan, she’s got chocolate on her face Got little hands and she waves at me Yeah, she smiles at me Well, hello world How you been? Good to see you, my old friend Sometimes I feel cold as steel Broken like I’m never gonna heal And I see a light, a little hope in a little girl Hello world Every day I drive by a little white church It’s got these little white crosses Like angels in the yard Maybe I should stop on in, say a prayer Maybe talk to God like he is there Oh, I know he’s there Yeah, I know he’s there Well hello world How you been Good to see you, my old friend Sometimes I feel as cold as steel And broken like I’m never gonna heal And I see a light, a little grace, a little faith unfurls Well hello world Sometimes I forget what living’s for And I hear my life through my front door And I breathe it in Oh, I’m home again And I see my

Encrucijada

Hay caminos que es mejor no recorrer. Puertas que una vez cruzadas se cierran. Y este es uno de esos caminos. No sé cómo llegué aquí, pero me encuentro en una encrucijada y ninguna elección será válida. Sé que cualquiera de los senderos que se abren ante mí me llevara a la muerte, pero no puedo volver atrás: huyo del mismo destino al que me acerco. Crucé la puerta equivocada y lo supe al instante. Ahora mi propia vida se escapa por las negras manchas de mi alma. Estoy muerto, como tú  aunque aún no lo sabes. Vives, como yo, una ilusión tan falsa como tu propia existencia. Hablas, como yo, de vivir la vida al límite. Pero ya estás al límite, tanto que ni siquiera distingues la vida de la muerte, ni a las puertas que se abren frente a ti. Elige el camino que creas conveniente, aún sabiendo que cada uno de ellos te llevará a mi misma situación: no sabrás como has llegado hasta allí, pero ninguna elección será válida, todos los senderos te llevarán a la tumba.

Juan II, padre de reyes

Vamos llegando al final de nuestro caminar entre fantasmas de reyes difuntos. Pocos quedan ya para llegar a la gran Isabel, con la que daremos por concluido nuestro periplo. Y quedan pocos porque Juan II de Castilla, hijo de Enrique III el Doliente, es padre de dos reyes: Enrique IV e Isabel I. En 1406, y con tan solo dos años de edad, asciende al trono bajo la regencia de su tío paterno, Fernando de Antequera. Durante la regencia se reanudó la guerra contra Granada y hubo acercamientos a Inglaterra y Portugal. En 1412, Fernando accede al trono de Aragón como Fernando I quedando la regencia en manos de sus hijos (los Infantes de Aragón) y de la madre del joven Juan que, en 1419 y con 14 años, es declarado mayor de edad por las Cortes de Madrid.  El rey se apoya en esos años iniciales de su reinado en Álvaro de Luna. Enfrentandose a los Infantes de Aragó y a un grupo de nobles castellanos coaligados con ellos. En 1429 se inicaba una guerra abierta con Aragón que culminaría un año d

Segunda Edición ya la venta

  ¿Aún no has descubierto a Pedro Cabrón? Segunda Edición ya a la venta

La revolución musulmana

El mundo musulmán arde con la llama de la libertad. A través de internet ha corrido como reguero de pólvora la palabra democracia y los jóvenes norteafricanos, hartos de dictadores blancos consentidos por el primer mundo, se han levantado gritando basta. Desde Marruecos a Irán la revolución ha comenzado. Y nosotros somos testigos privilegiados de ella. Podemos estar ante un suceso que marqué la historia, una “revolución francesa” del siglo XXI que, con sus defectos y aciertos, provoque la caída de regímenes carentes de sentido. Desgraciadamente no se están repitiendo los modelos de Túnez o Egipto, donde el ejército –en toda revolución los militares juegan un papel fundamental pues controlan los medios de represión- apoyaron a los opositores. En Marruecos, dónde la revuelta puede considerarse aún de light, Mohammed VI ha prometido reformas para acallar a unos y otros; sus medios son fuertes y aún capaces de controlar el movimiento opositor aunque no creo que por mucho tiempo. Pero, e

Violencia en el fútbol

Se han perdido los papeles, y no ha sido ahora. La rivalidad bien entendida no es mala, puede llegar hasta a ser positiva, pero cuando salta a la violencia, la cosa cambia. Eso ha pasado en el fútbol y este fin de semana le ha tocado sufrirlo a la hinchada amarilla. Y puedo llegar a entender, no compartir, la violencia ejercida por los vándalos en Sevilla contra los Brigadas Amarillas, porque escondido tras los colores de equipos de fútbol en no pocos ocasiones se encuentran ideologías radicales y, por ende –todo radicalismo lo es- violentas. Y las Brigadas Amarillas, que en estos pasados años han mostrado cierta tolerancia en sus filas, no dejan de pagar un pasado cargado de violencia adscrita a la izquierda más rancia (aún hoy sonrojan algunos canticos contra España, hablando de fachas, o ese himno andaluz mutilado, que destilan un odio incomprensible a quienes no piensan como ellos). Pero eso no es excusa para que radicales sevillanos (ni sevillistas ni béticos) ataquen a los hinc

Sorpresivo domingo

A veces, te levantas un domingo y te encuentras con una sorpresa alegre que te hace ver el día de forma diferente. Y hoy es uno de esos domingos en el que todo cambia. En la época de la revolución digital todo está a un golpe de click y cualquier cosa lanzada a la red puede verse en cualquier rincón de mundo. Pero ver que tu primer libro, nacido de la ilusión de un escritor novel y una editora "de provincias", apareczca en una importante librería extranjera no deja de sorprender y halagar. Y eso ha ocurrido hoy cuanado, gracias al aviso de mi hermano, he descubierto que Llamadme Cabrón puede ser comprado en la librería europea con sedes abiertas en Alemania, Suiza y Austria.

Don't do it -- The Band

  Baby don't you do it, don't do it Don't you break my heart Plese don't do it, don't you break my heart I sacrifice to make you happy, kept nothing for myself Now you wanna leave me for the love of someone else My pride is all gone whether I'm right or wrong I need you baby to keep on keepin' on You know I'm trying to my best Oh i'm trying to do my best Don't do it, don't you break my heart Please don't do it, don't you break my heart My biggest mistake was loving you too much and letting you know Now you got me where you want me and you won't let me go If my heart was made of glass, well then you'd surely see How much heartache and misery, girl, you've been causing me But I've been trying to do my best But I've tried to do my best Don't do it, don't you break my heart Pleeeeease don't do it, don't you break my heart Go down to the river and there I be I'm gonna jump i

Piratas buscando piratas

Pero que poca vergüenza tiene el ser humano. Ahora que Alejandro Sanz, adalid de la libertad de expresión y gurú del progreso africano, eleva su grito al cielo defendiendo los derechos de autor, parece que todo pirata informático, prestos a enriquecerse con el sudor del otro, tiene la sana intención de copiar todo lo copiable y hasta lo no copiable. Pero, señores, formalidad. Si desean ustedes leer la historia de Cabrón sin comprarla, váyanse a una biblioteca, que, como las meigas y el cerebro de Zapatero, haberlas haylas. Y es que, es de poco inteligentes venir a buscar copia pirata para descargar al blog personal del autor de dicho libro. Aunque, si quieren que les diga la vedad, el hecho en sí me parece gratificante y hasta un halago a la obra de este que escribe y que, ni de lejos, se cree merecedor de que alguien pierda su tiempo buscando copia digital de Llamadme Cabrón, sobre todo porque eso significa que alguien ha creído que la obra bien merecía ser dada a conocer en otros f

Enrique III el Doliente

Enrique III de Castilla, accedió al trono en 1390, a la muerte de su padre y con tan solo 11 años de edad. Poco se puede destacar del reinado del Doliente. En 1388 casó con Catalina de Lancáster, hija de Juan de Gante y de Constanza de Castilla, lo que permitió culminar el conflicto dinástico que acuciaba al reino desde el ascenso al trono de su abuelo Enrique II y afianzar la Casa de Trastámara. Logrando, además, establecer la paz entre Inglaterra y Castilla. Asumió el poder efectivo el 2 de agosto de 1393, a la edad de 13 años, obligado por las luchas nobiliarias, pero apoyándose en nobles de segunda fila logró restaurar el poder real, suprimiendo privilegios de las Cortes, como la alcabala y el derecho a asistir al Consejo Real e impulsando la figura de los corregidores en las ciudades, con lo que combatía el poder de la alta nobleza apoyándose en las ciudades y en las nuevas oligarquías que aparecían en ellas. En 1396 tuvo que hacer a una invasión portuguesa, logrando derrotar

En pocas palabras

Por grandes y profundos que sean los conocimientos de un hombre, el día menos pensado encuentra en el libro que menos valga a sus ojos, alguna frase que le enseña algo que ignora. Mariano José de Larra

Aquel San Valentín

El Hetero era profundamente romántico, tanto que María, que por aquellos años continuaba a su lado, comenzaba a desesperarse de los caballerosos detalles de su novio. Y, aquel año, decidió darle una lección, esperando terminar por fin con el envío de cartas, corazones dibujados en sus cuadernos, y peluches en la puerta de la casa. -Este año, en San Valentín, no le regalo nada- nos dijo María ante nuestra más completa incomprensión- se acabo. No lo aguanto más. No le respondimos porque, a esas alturas de la película, ninguno de nosotros tenía nada que celebrar los 14 de febrero, al menos nada que recuerde. Lo que si recordamos fue aquel domingo 14 de febrero de mil novecientos ochenta y algo. El Hetero llamó al timbre de casa de mis abuelos a eso de las 10 de la mañana y comenzó su retahíla sobre San Valentín y lo que aquel día significaba: que si era un médico romano, que si se había dedicado a casar a soldados, que si estaba enterrado en Roma, que si vivía en África, y no sé cuantas

14 de Febrero.

Bonito día el de hoy, recordatorio de lo que somos y seremos. Felices y comerciales días a todos aquellos que creen que el amor es cosa de un sólo día.

Juan I, rey de Castilla

A la muerte de Enrique II el Fratricida, ascendió al trono su hijo Juan I en agosto de 1379, convertido así en el segundo de los reyes de la dinastía de los Trastámara. Y, para mantenerse en el poder, tuvo que pagar las ayudas recibidas por su padre para usurpar el trono, principalmente la de los mercenarios franceses de Bertrand Du Guesclin, y lo harán enviando una parte de la cada vez más poderosa flota castellana a combatir durante la Guerra de los Cien años. Las victorias de la flota se sucedieron durante el reinado de su padre y entre 1377 y 1380, y al mando del almirante castellano Fernando Sánchez de Tovar y del francés Jean de Vienne, llega a las puertas de Londres. La guerra franco-inglesa marcará el reinado de Juan I, pues sus primas -hijas de Pedro I el Justiciero-, Constanza e Isabel, habían casado con Juan de Gante, duque de Lancaster y con Edmundo de Langley, duque de York, hijos del rey Eduardo III de Inglaterra y hermanos del Príncipe Negro, Eduardo de Woodstock que

De marqueses y victorias

Me gustan los marqueses: el de Cáceres, el de Riscal, el de Salavarria, de Vizhoja, de Villamagna, de la Concordia, de Vargas, de Griñón, de Punta Larga, del Puerto, de Vargas, de Arviza, de Alella, del Mérito, de Monistrol, de Terán… hay tantos marqueses que uno no sabe cual elegir. Pero ahora hay otro marqués nuevo que viene a romper los gustos nobiliarios de todos, los míos y los de todo español que se precie. Ahora, el marqués que está de moda es el Marquesado de del Bosque, que digo yo que ya podría ser Marqués Del Bosque. Y es que nuestro rey, tal vez por no ser menos que la reina Isabel, ha decidido dar el Marquesado de marras al entrenador del oro mundialista. Y yo que era feliz citando de carrerilla los marqueses arriba citados, ahora me veré obligado a cambiar mis hábitos, porque como español que soy debo saber y sabré que es el Del Bosque el marquesado más importante de este nuestro país. Porque al más puro estilo de los héroes medievales, con un puñado de hombres y en un l

183 años de un genio

Tal día como hoy, hace 183 años nació un genio de la literatura. Uno de los culpables de mi vicio lector. Con sus novelas de aventuras me adentré en mundos que no podía ni soñar. Viví en islas desiertas, recorrí el mundo en 80 días, viaje a la luna y al centro de la tierra, navegué en submarinos miles de millas bajo el mar. Agobiarme intentando salir del continente helado, disfrutando del claro homenaje a ese maestro del terror que es Allan Poe. Julio Verne creó una literatura de viajes, de aventuras blancas y sencillas que se cargaban de moralejas mirando más allá. Uno de los grandes autores de la historia de la literatura, que hoy queda relegado al plano de la novela juvenil/infantil y que nos introdujo a muchos en el fascinante mundo de la lectura. Hoy hubiera cumplido 183 años, y en el fondo los cumple. Porque sus obras siguen vivas en cada uno de aquellos de nosotros que nos enamoramos de sus historias, que soñamos con seguir sus viajes, con perderme en la inmensa nada para desc

Banda sonora

Todos tenemos una banda sonora de nuestras vidas. Sin querer, a lo largo del tiempo, hay voces que se hacen imprescindibles, y hacen que al escucharlas nuestras mentes vaguen a una época anterior. A veces, pocas, esa voz se hace común a todo un grupo. Y en el mío, esa banda sonora original de nuestra infancia fue su voz. No era difícil verlo con la guitarra, sentado en el frontón, en la playa, a la luz de una hoguera nocturna o bajo los pinos, cantando esas canciones que hoy son parte de mi infancia y que evocan años de alegría inmensa. Una brújula que nos recuerda que nunca perdimos el norte, que buscábamos el sur, apoyados en la sonrisa y mojando nuestros pies en la orilla de un amor fraternal que unió nuestras vidas para siempre, empujados por un levante venido de Sevilla que nos acercaba a la playa de una amistad real y demasiado sincera. Y es que él, como sus canciones, siempre ha representado la alegría, la sinceridad y la  limpieza de alma. Miro atrás y jamás le veo con un mal

"A las cosas simples"-- Mercedes Sosa

La Negra pone su voz a las letras de Cesar Isella y Tejada Gómez para recordarnos que uno siempre vuelve a los sitios de su infancia. Algunos tenemos la suerte de no haberlo abandonado jamás, quizá por eso nos despertemos insensibles a las pequeñas cosas. Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas Lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño se queda sin hojas Al fin la tristeza es la muerte lenta de las simples cosas Esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón. Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida Y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas Por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo. Demórate aquí en la luz mayor de este mediodía Donde encontraras con el pan al sol la mesa tendida Por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso Que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo.   Uno vuelve siempre a los viejos sitios dond

LII Campaña de Manos Unidas

Hoy, a las 19.30h, en el Palacio de Congresos Cortes Real Isla de León, tendrá lugar la apertura oficial de la LII Campaña de Manos Unidas en la Diócesis de Cádiz, con la presencia del Ilmo Sr. D. Manuel María de Bernardo, alcalde de San Fernando; Monseñor Antonio Ceballos, Obispo de Cádiz y Ceuta; Fco. Javier Fornell, Delegado de Manos Unidas en Cádiz; y el Dr. Simón Lubián López, Jefe de Neonatología del Hospital Puerta del Mar. Con el lema “Su mañana es hoy”, la LII Campaña contra el Hambre de Manos Unidas se centrará en el objetivo nº 4 de los Objetivos del Milenio: “REDUCIR LA MORTALIDAD INFANTIL”, que tiene como meta disminuir, antes 2015, en dos tercios la tasa de mortalidad en menores de cinco años. Según UNICEF unos 29.000 menores de cinco años mueren cada día en el mundo, lo que suponen 11 millones de muertes al año. La malnutrición continúa siendo la causa principal, seguida del SIDA, la rubeola y otras enfermedades infecciosas. Pero la mayoría de las muertes se pueden evit

Pedro I el Cruel

Vaya por Dios, el hijo y sucesor de Alfonso XI es, como todos saben, Pedro I. Pero me niego a reducir su historia y la del asesino de su hermanastro Enrique II a una sola entrada de blog. El Justiciero, al que sus enemigos y los aduladores de Enrique llamaron el Cruel, bien merece ser pausado al contar el devenir de sus días, se lo debemos pues la historia ha sido excesivamente dura con él. Y lo disfrutaremos, porque su historia es con creces la más apasionante de nuestra Edad Media. En su reinado se entrecruzaron las envidias y ambiciones de dos hermanos, el amor, el deseo, el romanticismo, los intereses de cuatro reinos, mercenarios, príncipes europeos, batallas contra el infiel y contra el hermano en fe, leyenda, traición, muerte y crueldad. Un reinado tan intenso que su historia merece ser contada de otra forma, y lo será en este mismo blog dentro de unas semanas, cuando comience a publicar la historia novelada de los dos hermanos. Así que hoy, no habrá historia.

Yo uso

Protégete contra la incultura,  úsalos:

De musas y espadas

¡Vaya por Dios! parece que con el frío mi divinidad está volviendo y no porque haya recuperado la temperatura corporal y vuelva a ser un ser neutral, sino porque noto que mi locura, pareja a mi capacidad de imaginar y escribir y, por supuesto, a mi desorden y mi disposición al trabajo, va regresando. Y, que quieren que les diga, me alegra que sea así, ahora que entre manos tengo tesis, libros, trabajo, voluntariado y espada nada mejor que un toque de locura en mi vida que la vuelva impredecible, que me haga reír e, incluso, me obligue a pensar lo que voy a decir sino quiero que la agilidad de mente del demente pueda entremeterme en un embrollo en el que no quise meterme. Para entenderlo y entretenerles, un suceso sucedido y acaecido después de una grata sesión de cine y motivada por esa que es musa y amiga y que, como no, tiene la mala costumbre de venir a mí a altas horas de la madrugada. Pues así andábamos, en coche hacia su casa hablando de mi pequeña bola de grasa que antaño Jaim