Ir al contenido principal

Nueva Cádiz: primera ciudad de sur América

En el año de 1500 un grupo de aventureros castellanos se estableció en la isla caribeña de Cubagua, en la actual Venezuela. Hombres que buscaban en aquellas aguas las preciadas gemas de nácar que habían descubierto en las vestimentas indígenas. Solo dos años después eran más de 50 los hombres que se dedicaban a la búsqueda de riquezas en la zona. Y cada año aumentaban hasta que, en 1520 la población indígena se levantó en armas y obligó a los castellanos a abandonar el asentamiento durante 6 años. En 1526 la isla volvió a ocuparse fundándose la Villa de Santiago de Cubagua, pero solo dos años después, y sin que el nombre hubiera llegado a usarse, Carlos V le otorgó el rango de ciudad, dotando a la ciudad de escudo de armas y, por cédula del 13 de septiembre, dándole el nombre de Nueva Cádiz, convirtiéndose en la primera ciudad fundada por los españoles en sur América. 

Las riquezas de la ciudad se basaron en las pesquerías de perla y, según los datos, los ingresos que eprcibía  la corona podían equipararse, en su época de más esplendor, a los recibidos por el oro peruano. Pero la suerte siempre fue esquiva con Nueva Cádiz, y en 1541 la isla fue nuevamente abandonada. Parece que un terremoto y un huracán acabaron con gran parte de la población indígena y de esclavos africanos y, sobre todo, motivo la destrucción de los ostrales. Según la leyenda, el terremoto y el posterior maremoto, hundieron la mitad de la ciudad bajo las aguas dónde aún hoy se esconde a los arqueólogos.
También allí se levantó la primera iglesia católica, la de Nuestra Señora de la Concepción que desde 2007 ha vuelto a la luz, junto a otros restos arqueológicos de este importante enclave histórico como son el ayuntamiento, el cementerio, la iglesia mayor de Santiago, el Convento de San Francisco, cuatro calles y dos avenidas. Curiosamente un huracán enterró a la ciudad y las fuertes lluvias de 1999, que arrasaron algunas zonas vecinas, limpiaron los lodos que cubrían la ciudad permitiéndonos conocer parte de la primera ciudad indiana de sur América.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.