Ir al contenido principal

José "el boquiabierto", patrón de los estudiantes

José nació en Cupertino (Italia) en 1603 y pronto pareció mostrar cierto retraso, ganándose el apodo del “boquiabierto” porque se quedaba callado, en silencio, mirando a la nada y sin mostrar sentimiento alguno. Podían pegarle, golpearle con un palo o gritarle que él seguía en el séptimo cielo. Intentaba estudiar, pero no lograba concentrarse. Intentaba aprender un oficio, pero su inutilidad hacía imposible que lograse terminar trabajo alguno. Con 17 años, un piadoso José pidió entrar a un convento fraciscano y al ser rechazado, acudió a los capuchinos, que lo aceptaron como hermano lego, pero su inutilidad era tal que no se le permitió continuar. Intentó volver a su casa, pero su madre le repudió por sus rarezas y su incapacidad para todo menos para el rezo pidiéndole a un familiar que admitiesen al joven como sirviente en un convento franciscano.

Y, de pronto, todo cambió. Comenzó a trabajar en las cabellerizas y ningún trabajo se le escapaba, realizando con destreza todo aquello que se le ordenaba. Además, su paciencia y humildad llamó la atención de los padres superiores que le invitaron a prepararse para entrar en la orden. Pero la inutilidad de José volvió a salir a la luz y ante los exámenes sólo era capaz de explicar una frase: "Bendito el fruto de tu vientre Jesús", pero llegado al examen, el examinador abrió el Evangelio y esa fue la frase marcada para explicar.

Llegado el momento definitivo, José sabía que sería incapaz de aprobar, pues no había logrado concentrarse en el estudio de las materias teologales. Pero nuevamente se obró el milagro y el examinador, viendo el nivel mostrado por los primeros novicios –o quizá harto de escuchar lo mismo- decidió que todos estaban preparados para ser ordenados y entre ellos José.

Desde ese momento, el “boquiabierto” comenzó a mostrar signos de haber sido tocado por la mano de Dios. No pocas veces levitó, en ocasiones frente a importantes personalidades, y muchas más entró en éxtasis, realizaba curaciones y cualquier cosa que le pedía a Dios se cumplía. Se dice que pocos santos han llegado a realizar tantos milagros como José de Cupertino el “boquiabierto”. Tantos que sus superiores ordenaron que no volviese a decir misa publica ni a estar entre las gentes, pues temían que muchos comenzaran a adorarle. Incluso, llegando ya su muerte y tras haber visitado a Urbano VIII –que ratificó la realidad de sus milagros-, tuvo que peregrinar de convento en convento, pues eran muchos los que acudían en su búsqueda.

Falleció en 1663 y fue canonizado por el papa Clemente XIII (16 Julio de 1767). Hoy su festividad se celebra el 18 de septiembre y por su suerte en los exámenes es conocido como el patrón de los estudiantes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.