Galos

-Maestro- Miguelito desde el final del aula levantaba la mano -maestro.... tengo una duda.
-Dígame ¿qué duda es esa?- preguntó don Javier.
-Es sobre los galos.

Todos, que a esas alturas del curso habíamos aprendido que cualquier pregunta venida de Miguelito podía tener un final inesperado, volvimos la cabeza hasta la última fila.

-Sí. ¿Qué ocurre con los galos?
-Bueno, es que estamos viendo como vivían y eso. Y yo quería saber más, porque a mí los galos me gustan mucho.
-Aja.
-Así que dígame, don Javier ¿estos galos son galos como los de Asterix?

No hubo ni carcajadas. Ni uno solo de los presentes podíamos llegar a imaginar que esa pregunta pudiera realizarse en aquel curso y, mucho menos ante aquel profesor. Las bocas se mantuvieron abiertas, algunos como yo mantuvimos el tipo sin reírnos, esperando la respuesta de un profesor que ya empezaba a mostrar su malestar por ser llamado maestro.

-Dígame, don Javier... ¿son iguales?
-Don Miguel, ¿está usted riéndose de mí? ¿Me está usted preguntando realmente si los galos son galos como los de Asterix?
-Sí, maestro.
-¡Y DESDE CUANDO GOSCINNY APARECE EN LA BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADO PARA EL CURSO!

Y ahí ya no pude más. Comencé a reír a carcajadas junto a mis compañeros, mientras Miguelito nos miraba con cara de no entender porque sus compañeros de primer curso se reían de él. Pero se equivocaba, nos reíamos de la cara de don Javier Lomas, catedrático de Historia Antigua.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera