Ir al contenido principal

Estilo Cantinflas

Mi abuela estaba siempre riñéndome porque cuando me agabacha el pantalón bajaba más de la cuenta. Me veía con los pantalones caídos, la camisa por fuera, los pelos expresando su libertad de opinión y me soltaba un “niño, pareces Cantiflas, arréglate”. Así que ella, casi sin querer, bautizó antes de su existencia la moda actual de talle excesivamente bajo, pantalón “cagao” por la rodilla y calzoncillo de color a la vista. Incluso ahora tengo alguna amiga a la que, cuando ve como el pintor del grupo se agacha enseñando los Calvin Klein, le sale la vena de maestra y corre a subirle los Levis.

Pero, en el fondo, ambas tienen razón. La moda Cantiflas es absurda. Si a cualquiera de nosotros nos obligarán a ir así no lo haríamos. Y no porque estéticamente sea feo (imagínense la lamentable imagen que podría dar yo) sino porque es incomodo. Les cuento un sucedido ocurrido días atrás (ayer mismo) en esta ciudad de Cádiz en la que tan a menudo llueve últimamente:

Andaba yo por la calle Cervantes, a la altura del ambulatorio de tan nefasto recuerdo para mi dedo gordo, cuando comenzó a llover. Me abroché el chubasquero, me puse la capucha, agaché la cabeza y encogí los hombros, pues todo el mundo sabe que así llueve menos, y continué mi camino hasta toparme con un hombre pato. Entiéndaseme, no era un pato. Era un joven –me siento viejo hoy- de unos 20 años que intentaba correr bajo la lluvia, con los pies muy abiertos, intentando dar grandes pasos que se convertían en una graciosa imitación del andar de la palmípeda ave. Su novia o, quizá, tan solo la chica que le acompañaba, le gritaba que corriera, que se estaban mojando, pero el joven pato era incapaz de avanzar a más velocidad, pues el talle bajísimo de sus pantalones le impedía abrir las piernas lo necesario, de hecho mucho menos de lo mucho menos necesario, dando una impresión tan lamentable que estuve a punto de darle mi chubasquero.

Y es que la moda, además de absurda, siempre fue sufrida. Y más aún el antiguo y ahora moderno estilo cantiflas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.