Ir al contenido principal

Despropositos

Hoy no escribo, estoy con el síndrome post-vacacional y no tengo ganas de nada y es que sólo pensar que estamos a primeros de año y que toca ser serio con los propósitos de Nochevieja me pongo malo. ¿No me creen? Pues tengo varios propósitos cada cual peor que el anterior:

El primero de ellos es perder peso, propósito casi obligado desde que tengo uso de razón pero que este año he de tomarme más en serio. Y eso conlleva comer menos, no ir a tanta cena con los amigos, hacer algo de ejercicio y convertirme en un sieso muerto de hambre. Pequeños sacrificios que todos debemos hacer: yo pasar hambre; mis amigos no contar con mi divina y oronda presencia en los fastos puntuales; y mis opositores –me niego a tener enemigos que no sean archienemigos- soportar lo peor de mi: ironía, sarcasmos o simples directas con modos poco apropiados para mi persona.

El segundo es recuperar la locura de mis letras y, con ello, mi divinidad. Y es que últimamente ando de capa caída. No es que este deprimido ni nada de eso, es más, soy ciertamente petrarquista, pero eso forma parte de mi propio humor. Pero es que es este, precisamente, el que me ha abandonado.

El tercero es reservar algo de tiempo para mí. Reposar la semana, si quieren, pues el ritmo de este último año no ha sido del todo correcto y al final, había días, que no podía con mi propio cuerpo o que tenía que dejar de lado compromisos que para mí eran muy importantes (como ver a los amigos)

El cuarto se enfrenta al tercero, pero es necesario: ponerme las pilas con mi tesis doctoral. Va siendo hora de llegar al final con ella y espero que la decisión tomada a finales del 2010 de buscar un co-director de tesis que saque el látigo de vez en cuando y me quite parte de ese tiempo que añoro para mí sea acertada.

El quinto es viajar, Nueva York sigue llamándome y espero que el tiempo y el dinero acompañen, pero sino siempre me quedará Carcassone, que tiene menos glamour que París pero no puedo dejar de visitar.

El sexto es meter la pata, al menos, una vez al mes, que eso le da vidilla a una vida que se carga de rutina. Esa rutina que necesito y aprecio pero, de vez en cuando, me saca de quicio.

Y el séptimo y último, no cumplir nada de lo anterior y dejar que la vida me lleve por los caminos que desee, que me sorprenda en cada esquina, en cada recodo. Que me permita disfrutar con alegría casi infantil ante lo desconocido, ante lo que viene. El pasado 2010 tuvo muchos de esos recodos y el global fue bastante positivo para mí, esperemos que este año también sea igual.

Como les decía, son tan duros estos propósitos que comencé proponiéndome no escribir y, al final, cumpliendo el séptimo propósito, dejé que mis dedos guiaran mis palabras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.