Alfonso XI, el Justiciero

Alfonso XI de Castilla, el Justiciero sube al trono con tan sólo un año de edad tras la muerte de su padre Fernando IV en 1312 y tras imponerse su candidatura al resto de aspirantes. La regencia quedó formada por su abuela Doña María de Molina, Doña Constanza y los infantes don Juan y don Pedro, pero en 1321, al morir todos los regentes, el reino pasa a manos de los infantes don Felipe, don Juan Manuel y don Juan el Tuerto, que se dividieron el reino mientras era saqueado por los moros y nobles levantiscos.

En 1325, con 15 años, Alfonso alcanza la mayoría de edad y accede al trono, consiguiendo contra todo pronóstico, el fortalecimiento del poder real, la resolución de los problemas del estrecho de Gibraltar y la conquista de Algeciras. Nada más asumir el poder regio comenzó un trabajo laborioso en pro del refortalecimiento real dividiendo a sus enemigos. Y no dudando en ejecutar posibles opositores, lo que le valió el sobrenombre de “El justiciero”.

En 1331 se produce un hecho fundamental para el devenir del reino: Alfonso de la Cerda, le rinde homenaje dejando zanjadas sus pretensiones al trono castellano y leonés, lo que permitió al monarca reemprender la conquista de Algeciras. Enfrentándose a Abul-Hasan en una de las grandes batallas navales del siglo, en la que Alfonso obtuvo la ayuda de aragoneses y el musulmán la de los genoveses. Tras la derrota inicial castellana, Alonso Jofre Tenorio logró reponerse obteniendo importantes victorias desde 1340: el Salado el mismo año, Alcalá la Real (tomada el 15 de agosto de 1341), Priego, Carcabuey, Rute y la torre Matrera y finalmente se produce la toma de Algeciras en 1344 tras un largo sitio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera