Ir al contenido principal

Fernando IV (1295-1304), El Emplazado

El reinado de Fernando IV el Emplazado (c. 1285-1312) comenzó de forma convulsa. Fernando accedió al trono a la muerte de su padre en 1295, con tan solo 9 años de edad, asumiendo la regencia su madre María de Molina hasta 1301. Pero la aparente paz que trajo su reinado duro poco, al año siguiente la nobleza se levantaba en armas en torno al infante Juan y al señor de Vizcaya, tanto al norte como al sur, y los reinos vecinos de Portugal y Aragón aprovecharon las circunstancias para invadir el reino. Durante catorce años la anarquía fue la nota dominante en Castilla y León. Sólo la intervención de la Reina y del infante Enrique, que se haría cargo de la tutoría del joven monarca, lograría ir acabando con los disidentes, obligando al rey de Portugal a desistir de sus intenciones sobre Castilla. Además, la expansión de la peste entre las tropas invasoras obligó a los aragoneses a retirarse permitiendo que Fernando lograse cierta calma en el reino pudiendo dedicarse a continuar la labor de reconquista emprendida por su padre. Así en 1295 conquista la ciudad de Gribraltar, si bien no pudo hacer lo mismo en Algeciras.

Entre las decisiones más trascendentales de un reinado marcado por las guerras y luchas de poder, destaca la llamada Sentencia de Torrellas (1304) con la que se fijaban los limites fronterizos entre Castilla y Aragón, situándolo en la margen derecha del río Segura, incluyendo la ciudad de Murcia.

Pero quizá, el hecho por el que Fernando pasó a la historia, venga de su muerte. La leyenda cuenta que Fernando sentía un gran odio por Juan y Pedro Alfonso de Carvajal. Pidió a su favorito Juan Alfonso de Benavides que los asesinara, pero acabó falleciendo este último. Entonces el rey ordenó prender a los hermanos que fueron hallados y detenidos en la feria de Medina del Campo (Valladolid) y los encerró en una celda del castillo de Martos, con la intención de despeñarlos por un precipicio. Los hermanos Carvajal se declaraban inocentes de asesinato, y en la hora de su muerte emplazaron al rey a una muerte segura cuando pasara un mes, en el caso en que ellos fueran realmente inocente, como ocurrió en extrañas circunstancias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.